14 de diciembre de 2017

Locales 12/08/2017

41 años | Desde Luis hasta Santiago

Aniversario

Conmovedoras escenas reflejan lo ocurrido ayer en distintos lugares de nuestro país. En Bariloche o en 25 de Mayo o en la Plaza de Mayo, el mismo reclamo por la aparición de Santiago Maldonado que fuera visto por última vez el 1 de agosto pasado, durante una manifestación pública en Esquel, en la provincia de Chubut.

Muchos testigos han expresado que fue llevado por efectivos de la Gendarmería Nacional y subido a una camioneta. No se lo volvió a ver.

Santiago y su familia son oriundos de 25 de Mayo y Sergio, el hermano de Santiago, habla y pide. Se emociona y reclama.

La conmoción y el amor no se maquillan para la televisión. El inmenso drama que vive hoy la familia Maldonado, sus seres queridos, amigos y centenares de miles de personas, exige una respuesta de las autoridades.

Quienes hace hoy 41 años 'perdimos' a nuestro querido Luis sabemos lo que siente esta familia vecina. Luis fue secuestrado y muerto por un Estado convertido en terrorista como quedó demostrado en el juicio realizado recientemente, el que condenó a los culpables del asesinato de Luis y de otros homicidios.

Y ahora que todo se confunde lo que parece no entenderse es que se vuelve a hablar de terrorismo de Estado ya que la Gendarmería es un organismo estatal.

Son importantes la movilización y los reclamos. Lo que en aquellos tiempos permaneció oculto hoy recorre rápidamente el mundo entero. La noticia, la información, la lucha por encontrar a los responsables de tantas atrocidades.

Sergio Maldonado es el hermano de Santiago. Con mucha entereza, junto a su compañera de la vida, encabeza esta desigual pelea en la que hasta algunos medios pretendieron hacer aparecer a Santiago en Entre Ríos. Con una vileza imposible de igualar salvo por ellos mismos, seres de dudosa catadura moral, que se dicen periodistas, "inventaron" una historia para demostrar que Santiago había estado en un kiosco de Gualeguaychú. Y la sostuvieron hasta hoy, 48 horas después de que el supuesto Santiago aclarara su identidad y su presencia física en ese video.

Durante 41 años hubo mucha complicidad mediática con los crímenes cometidos por la dictadura cívico militar. Hoy sigue existiendo esa complicidad.

En Sergio y su familia nos vemos reflejados como en un espejo que va del gris, el blanco y el negro de ayer al color de las fotos de hoy.

Entonces, hay que reiterar, nos conmueve el dolor de toda esa gente vinculada de una u otra forma, de manera directa a la familia de Santiago Maldonado.

Y esta desaparición de Santiago nos conmueve tanto como el odio y la sinrazón de tantos seres humanos que pululan por la calle y en las redes sociales, descargando agravios y odio, mintiendo y faltando el respeto a los semejantes. Nos conmueven los que llenos de mentiras y falsedades van por la vida buscando más violencia, amando y justificando la muerte ajena. Patéticos y grotescos, en esta jornada, merecen también todo nuestro repudio y el profundo deseo de que nunca tengan que atravesar el calvario de tener un familiar desaparecido. Nunca negamos a Luis como nunca se negará a Santiago. 

Ojalá esta movilización constante perdure hasta el momento del retorno de Santiago. Luis no volverá. Santiago, por Luis y tantos, debe volver.

Alberto Víctor García


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo