20 de octubre de 2017

Nacionales 19/05/2017

¿Cuándo vuelve el sol?

Cachetazo patagónico

Después de dos días de tardes templadas y cielo despejado nuestro cielo volverá a ser invadido por frondosa nubosidad mientras nuestra superficie será sacudida por fuertes ráfagas producto del arribo de aire frío y de la formación de un centro de baja presión en el área.

Las lluvias más abundantes pueden esperarse en San Luis, La Pampa, centro y sur de Córdoba, Santa Fe, oeste y centro de la provincia de Buenos Aires, costa atlántica y este de Río Negro según estimación del SMN. Aunque la ciudad autónoma de Buenos Aires y el conurbano no se llevarían la peor parte, conviene no subestimar los eventos de hoy.

Lluvia: día 1

Comienza la trilogía de días inestables con un jueves que puede ofrecer lluvias desde temprano. El centro atencional estará puesto en la tarde y noche donde estaremos receptivos a chaparrones y tormentas intermitentes. Algunas simulaciones muestran que tendremos el sobrevuelo de algunos núcleos de tormenta bastante activos. Las ráfagas te van a dar vuelta el paraguas y harán que los 17°C de la tarde se perciban realmente frescos.

Lluvia: día 2

El viernes mantiene la oferta de lluvias y viento fuerte pero con algunas mejoras temporarias. La máxima sigue retrocediendo y se coloca en 16°C pero el protagónico se lo lleva el chiflete sureño del final de la tarde, cuando una masa de aire muy frío llegue a la ciudad para desplomar la temperatura nocturna. Día ideal para resfriarte. Noche de estufa.

Lluvia: día 3

El sábado será el último día con baja presión, nubarrones y viento. Sigue la inestabilidad y la posibilidad de lluvias a lo largo de toda la jornada, aunque de manera mucho más ligera e intermitente que los días anteriores. Las ráfagas del sur pueden producir baja sensación térmica. A pesar de los 14°C vespertinos, la tarde al aire libre puede sentirse invernal por la acción del viento.

Domingo: operativo sol

El domingo redime al fin de semana y le devuelve el sol a nuestro firmamento. La mañana mostraría la última franja de inestabilidad. Con el correr de las horas las nubes se repliegan, Febo asoma y el viento se calma por completo. La mañana fría, con 7°C suburbanos, le deja el lugar a una tarde no tan fresca, que estima 16°C como temperatura punta.

La niebla asesina

Corría el año 1952, cuando una poderosa ola de frío atacó a Londres. Se sucedieron cinco días de niebla espesa que no permitieron ver más allá de unos pocos metros. Cuando la nube se disipó había dejado un tendal de muertos nunca visto: doce mil víctimas directas por el fenómeno meteorológico. ¿Como una niebla es capaz de producir una masacre de tal magnitud?

Después de la segunda guerra la economía inglesa había quedado tan devastada que el carbón de primera calidad se exportaba y quedaba para consumo interno otra clase de menos calidad y altos índices de azufre. Cuando el frío llegó a Londres se quemaron cantidades industriales de madera y carbón a modo de calefacción. Debido a una inversión térmica y varios días de alta presión, los gases contaminados no pudieron ascender, todo el humo quedo atrapado en superficie y Londres se transformó en una espesa nube cuyos sulfatos tóxicos envenenaron a miles de ciudadanos.

La niebla era tan espesa que impedía la circulación vial, aérea y marítima. Se introducía dentro de las casas, las fábricas y los comercios. Las obras teatrales debieron suspenderse ya que era imposible divisar a los actores en el escenario desde las butacas.

Las infecciones en las vías respiratorias, el bajo nivel de oxígeno en la sangre y los agentes contaminantes derivados del azufre causaron las miles de muertes.

A los pocos meses el gobierno firmó el "acta de aire limpio" y se prohibió al carbón como combustible para calefacción. Si bien no volvieron a producirse eventos similares, la imagen de Londres bajo la niebla paso a ser el emblema de la ciudad. El evento hizo famoso el acrónimo "smog" que deriva de las palabras humo (smoke) y niebla (fog)

Fuente La Nación 

 


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo