14 de diciembre de 2017

Opinión 24/05/2017

Lo que es de todos, no es de nadie

No a la baja

por
Mariángeles Zanazzi

Ellos te miran transparentes, desde abajo, te piden abrazos y te roban sonrisas, te enseñan y aprenden, se sienten tristes cuando están solitos, se sienten culpables cuando algo sucede, te abrazan y te alivian el alma, te besan y te transmiten paz. Nosotros desde arriba tenemos el deber de cuidarlos, de brindarles ese amor, de enseñarles a vivir, de trasmitir, de alimentar su curiosidad, llenarlos de asombros, alimentar su imaginación, esa magia que se entre duerme cuando somos grandes. Grandes, en comparación de qué, de quiénes..de ellos

Hay derechos que los grandes (los que están arriba) diagramaron para protegerlos y asegurarles una vida de risas, juegos, educación y salud. Con amor, con familia, con identidad, con futuro. Se conforma en torno a ellos un mundillo que los quiere ver crecer felices.  Los niños son sujetos de derechos, eso lo sabemos todos (¿no?), y el estado debe tomar las medidas para que sean efectivos todos los derechos. 

Pero parece que además de niños hay 'menores', y bueno, la ley no habla de ellos, no hay ningún decreto, ni tratado internacional, ni siquiera hay una ordenanza que hable de los 'menores', son como unas manchas que ensucian a los niños, ¡qué horror!. No se sabe cómo surgió este especie sub-humana, realmente se desconoce... dicen que son el resultado de un país tercermundista, que no aportó demasiado en educación ni en el trabajo social, dicen... son puras habladurías. También dicen que debajo de los menores, ¡hay niños!, eso claramente es un disparate, una historia suburbana. Una fantasía que surgió de alguna mente que desvariaba, porque los niños no piden, no roban, no se drogan, no caminan todo el día solos, andan bien vestidos, tienen zapatillas, son aseados, no duermen en la calle, porque tienen una casa, una familia que todos los días le puede dar de comer, y llevarlos a la escuela y asegurarles educación y salud. 


Así que descartando esta tontería de que los menores son niños, descartamos también que son sujetos de derecho. De esta forma evidenciamos que el estado no tiene que asegurarles nada, ningún futuro, lo que el estado tiene que hacer es correrlos un poco más allá, para que estas manchas sociales no ensucien a los niños, porque todavía no sabemos si es contagioso, pero seguramente que sí lo es. 

Y bueno... como somos los grandes y tomamos las decisiones, entendemos que para erradicar los delitos, para que no se venda más droga, ni se robe ni se mate por un pan, y como tienen edad de niños, pero son menores, podemos deliberadamente, culparlos y encerrarlos. Porque es lo que hacemos los grandes, decidimos.

Si, realmente creo que es una grandiosa solución, porque hay que erradicar este mal de la tierra si es posible, y para eso qué mejor que comenzar por los menores, porque después se hacen grandes, y se reproducen como conejos, y salen un montón de manchitas más que hacen lo mismo, ¡son una peste! 


¿Cómo? ¿Qué decís? ¿que el estado tendría que darles qué? ¿Pero qué les querés dar?, ¿para qué?

¿Derechos? ¿qué derechos? los derechos son para las personas, y ellos definitivamente no son personas, son menores, y los menores, son peligrosos.

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo