21 de septiembre de 2017

Opinión 31/08/2017

¿Quién tiene el control?

La mediatización de los cerebros

por
Mariángeles Zanazzi

Ahogados en submundos acuáticos, creados por peces gordos para que nademos al sentido de la corriente, o nos envenenemos con los tóxicos que las 10 mayores corporaciones tiran en el mar. Medíaticamente estamos rodeados, sensorialmente nos invaden; los oídos sordos y los ojos ciegos, con un batido de imágenes a todo volumen, que repiten como canción de reggaetón las consignas y sentidos  que nos dejan bien masticado lo que quieren que traguemos. 

La vedad es que, a esta altura, ya no podemos quedarnos con nombres de políticos, a los que unos golpean y otros les agradecen, a los que unos les exigen que aparezca Santiago, y otros defienden a Gendarmería. El ejemplo es bastante mediático, muy manoseado, estandarizado... como todo lo que pasa por la agenda mediática y su "minuto a minuto". Colabora en muchos casos con la criminalización de las luchas y le da peso al "algo habrán hecho" que nunca dejó de latir en los corazones retorcidos que conforman esa "patria", tan diferente a la mía. 

El show de la política te vende a los políticos, así como el show de las "vedets" te vende entradas en calle Corrientes. Las propuestas y el grado de representatividad del pueblo están en segundo plano, por no mandarlo debajo del podio. 

No salimos de Cristina y Mauricio, no salimos de los temas instalados. Digo Maldonado y me dicen ¿y López?. Respondo; ¿ y López?. ¿No reclamé por López? ¿No participé de las movilizaciones, no lo hice grito? ¿no lo recuerdo hoy? Y la pregunta molesta, porque te remite a la fantochada de que López desapareció en "territorio K", y Maldonado con Macri. Entonces la pregunta es político partidaria y no sensiblemente humana. No pregunta por la vida, pregunta para defender lo indefendible.  Una pregunta que está de moda, y desfila en todas las conversaciones. Una pregunta que olvida que a Santiago se lo llevó una fuerza del Estado, que podríamos (así como ellos establecen el "algo habrá hecho"), decir que Santiago fue "chupado".

Hoy lo nombramos a Santiago porque lo conocemos, no podemos dejar de nombrarlo, pero no nos comamos la agenda mediática. Cada cual desde se lugar tiene su lucha, la propia, la nuestra es por los Derechos Humanos, es por el bienestar de los niños y jóvenes, es por tender la mano al "otro", es estar en movilizaciones sociales, ambientales, humanas. Es por no retroceder, es por defender lo que es universal. Luchar no es un crimen. 


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo