15 de diciembre de 2017

Opinión 02/12/2017

Una hermana y cuarenta y tres hermanos.

Dolor, impotencia y resignacion.

por
Claudio Juri

Luego de que el vocero de la Armada Argentina confirmara que daban por suspendidas las tareas de rescate del submarino, sentí el mas profundo dolor; todo cambio para que nada cambie.

Espere el mensaje del presidente, pero nada pasó, como aquella vez con el accidente en la estación de Once, silencio.

Aquella vez hubo dos días de duelo, hoy nada de nada, ¿estaremos esperando que se vayan lo del G-20?

Nuestros gobernantes, los de hoy y los de ayer, no tienen conciencia de Nación, de Patria, de compromiso con sus compatriotas, con su historia y con los héroes que lograron hacer de Argentina una nación independiente.

Solo les interesan los negocios particulares, los de sus amigos, y los de su clase social, para llevarse la guita a paraísos fiscales para no pagar impuestos, lavar guita de sus negociados y lograr impunidad.

No les importa la vida de nadie, solo sus objetivos económicos.

Realmente estamos perdidos.

Ahora aparecerán los idiotas útiles defendiendo lo indefendible, idiotas útiles de hoy y de ayer.

No hay hegemonía mediática, ni mercenarios habilidosos en vender mentiras por verdad, idiotas útiles que me hagan cambiar de idea, TODO SUPUESTAMENTE CAMBIO, PERO REALMENTE NADA CAMBIO.

DOLOR, IMPOTENCIA Y RESIGNACION.

Claudio Juri




Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo