15 de abril de 2024

Provinciales 01/02/2024

A 54 años | El domingo trágico del peor choque de trenes de la Argentina: un olvido criminal que causó 236 muertos y más de 400 heridos

Fue el 1 de febrero de 1970

El 1 de febrero de 1970, un tren colmado de pasajeros que se dirigía a Retiro proveniente de Zárate se detuvo en las vías por un desperfecto. Tres minutos después, otro convoy arrastrado por dos locomotoras que marchaban a más de 100 kilómetros por hora lo embistió y desató un infierno. Todo por el error de un empleado negligente que olvidó cambiar una señal que marcaba "vía libre". El rescate desesperado de las víctimas, los testimonios de los sobrevivientes y el oportunismo del dictador Onganía

Por Daniel Cecchini | Infobae

Hay dolores que lleva tiempo -a veces mucho- poner en palabras. A Heidi Henika le llevó medio siglo poder contar públicamente lo que le sucedió la sofocante noche del 1° de febrero de 1970, cuando perdió a su madre y salvó la vida por milagro acurrucada entre las piernas de su padre.

Recién pudo hacerlo en 2020, cuando un periodista de La Opinión Austral la buscó en su casa de Río Gallegos, donde vivía desde hacía décadas, para que contara sus recuerdos del choque de trenes más trágico ocurrido en el país, donde murieron 236 personas y hubo más de cuatrocientos heridos.

Todo por el error de un empleado ferroviario que olvidó poner una señal y provocó que "El Mixto", proveniente de Tucumán con destino a Retiro, embistiera a alta velocidad a "El Zarateño", una formación colmada de pasajeros, que estaba detenida en la misma vía por un desperfecto mecánico.

"Desde que tengo recuerdo siempre fui la hija del accidente", le dijo Heidi al cronista y de inmediato le aclaró que no tenía recuerdos propios del choque, porque era muy chica -tenía apenas un año y medio-, pero que su padre le relató más de una vez lo que les sucedió ese domingo trágico en que perdió a su madre.

"Nosotros íbamos en el tercer vagón de 'El Zarateño', la formación queda parada y al tiempo, no sé cuánto, escuchan otro tren. Venía de Tucumán y se llevó puesto al nuestro. Levanta el primer vagón, arrastra el segundo y cae encima del tercero", contó.

Y después explicó cómo un hecho fortuito le había salvado milagrosamente la vida. "Yo iba con mi mamá, pero unos minutos antes del accidente no sé qué pedí y quedé sentada entre las piernas de mi papá. Yo solo tuve un raspón, pero mi papá se quebró la tibia y el peroné. Tuvo una fractura expuesta, que en ese momento no vio por la oscuridad, pero si sintió que estaba atrapado. Mi mamá murió y si yo me hubiera quedado sentada con ella seguramente habría muerto también".

Heidi estaba convencida de que, a pesar de la desgracia, ese domingo vivió un milagro.

Un domingo de infierno

El primer día de febrero de 1970 cayó en domingo e hizo mucho calor. La temperatura seguía alta a primera hora de la noche y azotaba a los 1.090 pasajeros que llevaba "El Zarateño", como se conocía al tren del Ferrocarril Mitre que había salido a las 18:48 de Zárate con destino a Retiro. La mayoría volvía a Buenos Aires después de un día de paseo.

El sofocamiento de los pasajeros aumentó cuando a las 20:02 el tren se detuvo en el kilómetro 36, entre las estaciones Benavídez y General Pacheco, por un desperfecto en la locomotora.

Y entonces, a las 20:05, el calor se transformó en infierno. Detrás de "El Zarateño" detenido apareció corriendo por las vías a más de cien kilómetros por hora "El Mixto", proveniente de Tucumán con 260 pasajeros, y lo embistió.

A Jaime Pina, un pibe de 16 años que viajaba en "El Zarateño", lo salvó el calor. "Viajaba con tres amigos en la plataforma del vagón, porque era el único lugar donde corría un poco de fresco y es posible que este hecho me haya salvado la vida. No hacía más de tres minutos o cuatro que estábamos detenidos cuando empezamos a escuchar gritos que venían desde los vagones traseros del tren y al asomarnos vimos que mucha gente se tiraba y trataba de alejarse corriendo. Cuando íbamos a bajar para averiguar lo que pasaba fuimos prácticamente lanzados primero contra los costados de la plataforma y luego sobre las vías y desde allí a un cañaveral donde estuve un rato sin saber qué hacer. Sobre el terraplén no se veía nada, ya que una nube de polvo lo cubría todo. Al salir del cañaveral en busca de mis amigos vi cerca de las vías varios cuerpos mutilados y a una chica que corría de un lugar a otro y pedía que la ayudaran a buscar a sus padres", le contó esa misma noche a un cronista de La Prensa. Tenía fracturas en el tobillo derecho, cortes y hematomas.

Un choque fatal

"El Mixto", con ocho vagones de pasajeros y dos de transporte de autos tirados por dos locomotoras, venía atrás de "El Zarateño" porque llevaba 48 minutos de atraso. Según el cronograma ferroviario, debió haber pasado por Zárate antes de la partida del tren local, pero se le había hecho tarde.

Al pasar la estación Benavídez, los maquinistas Alfredo Amoroso y Juan Diozkez vieron la señal de "vía libre" y condujeron a toda potencia las dos locomotoras para recuperar algo de tiempo. Supusieron que "El Zarateño" había sido desviado a una vía auxiliar para dejarlos pasar.

Nunca imaginaron que el tren local estaba detenido por un desperfecto luego de una pequeña curva cerca del arroyo Las Tunas.

Cuando lo vieron y trataron de frenar, ya era tarde. Las dos locomotoras del tren de Tucumán se incrustaron en dos de los últimos vagones del tren que se encontraba detenido, y los destrozaron, el resto del tren local salió disparado a raíz del impacto y se detuvo a 80 metros. También descarrilaron cuatro vagones de "El Mixto".

"Desde la estación Benavídez hasta el lugar del choque habrán transcurrido dos minutos escasos, porque llevaba una velocidad cercana a los 105 kilómetros por hora. Al dejar atrás la curva, alcancé a ver un tren que se me antojó, enseguida, corría por mi propia vía. Apliqué entonces los frenos unos 350 metros antes del choque, y alcancé a reducir la velocidad a casi la mitad de la que venía. Igual el impacto fue terrible", declaró Alfredo Amoroso, que conducía la primera locomotora de "El Mixto".

Vito Ceroli, conductor de la locomotora de "El Zarateño", estaba arrodillado dentro de la máquina para arreglar un problema mecánico y el golpe lo sorprendió. "En el primer momento presumí que se trataba de un fuerte tirón de la máquina reparada. Nunca pensé que habíamos sido embestidos por otro tren. Como estaba arrodillado, el golpe tiró hacia adelante y me golpeé la cabeza contra el tablero de mando de la locomotora. Por suerte no perdí el conocimiento y pude ayudar a algunos pasajeros heridos", relató.

Lo hizo durante unos minutos, hasta que se dio cuenta de que estaban en una zona donde ni siquiera había una casa y que nadie sabía lo que había pasado. "Entonces le pedí al foguista que separara la máquina del resto del tren y salí con la locomotora hacia la estación General Pacheco para pedir ayuda", explicó.

Rescate desesperado

Como si el cielo quisiera apagar semejante infierno, poco después del choque comenzó a llover con furia. Pero en realidad eso sumó otro problema: los móviles de los bomberos y la policía, las ambulancias e incluso camionetas particulares que se sumaron al rescate de las víctimas debían atravesar campos anegados desde la vieja Ruta 9 hasta las vías del ferrocarril para poder evacuar a los heridos.

Pronto se hizo imposible y se pidió la colaboración de varios tractores de la Municipalidad de General Pacheco y de los bomberos para poder arrastrar las ambulancias y las autobombas.

La mañana del 2 de febrero las instalaciones del Hospital de San Fernando estaban colmadas de heridos, mientras que los cuerpos de las víctimas fatales se repartían entre la subcomisaría de General Pacheco y el cuartel de los bomberos de la ciudad.

Una zorra del ferrocarril se sumó al traslado de los cadáveres. "Yo vivía en la estación, la zorra traía los muertos y los depositaba en la puerta de la que era mi casa", recordó hace unos años para la web de General Pacheco Mónica Appendino, hija de un empleado del ferrocarril.

Los rescatistas continuaban buscando muertos y heridos entre los hierros retorcidos de los vagones y aún se oían gritos pidiendo auxilio o de dolor.

"A mí me encontró una persona que, pese a que habían pasado algunas horas, seguía buscando sobrevivientes. Yo estaba atrapada debajo de un asiento del tren, en una zanja, y fui una de las últimas en salir con vida. Cuando me pude parar y mirar bien lo que había ocurrido, fue como ver una película de terror", relató muchos años después Viviana Malarino su recuerdo de la noche imborrable en que un día de paseo por con sus tíos se transformó en una pesadilla de la que salió con un traumatismo de cráneo y las fracturas de un fémur y la pelvis.

Finalmente, acudieron trabajadores del ferrocarril para retirar los restos de los vagones y locomotoras. Los dos vagones que se habían prácticamente "pegado" por el choque fueron arrojados a una zanja paralela a las vías, para cortarlos con sopletes y transportarlos.

Los muertos contados a la noche sumaban 145, para media mañana ya superaban los doscientos. La suma total sería de 236.

Las mentiras de Onganía

El país vivía bajo la dictadura de la autodenominada "Revolución Argentina" y en el sillón presidencial estaba apoltronado el general retirado del Arma de Caballería Juan Carlos Onganía.

El lunes 2 de febrero, rodeado de custodios y asesores, el dictador visitó el lugar de la tragedia y recorrió hospitales, donde dialogó con algunos heridos, a quienes hizo más de una promesa. No sólo que el hecho sería esclarecido, sino que serían indemnizados por el daño causado a las familias de las víctimas fatales y a los propios heridos.

"Vino mucha gente, incluso el presidente, el cual me dijo que me iba a pagar por lo que padecí. Los políticos me prometieron de todo, pero la única que me ayudó fue la gente, que traía donaciones", recordó Viviana Malarino.

Onganía también aprovechó la tragedia para justificar una medida que hacía tiempo quería tomar, aunque no encontraba la excusa: clausurar la revista Así, que dirigía Héctor Ricardo García.

En 1970, Así llegaba a los kioscos los martes y los viernes. Como era característico de los medios de García, la revista envió cronistas y fotógrafos para hacer una amplia cobertura, con gran despliegue de fotos.

El martes 3 a la mañana, Así llegó a los kioscos con sus páginas dedicadas casi exclusivamente al choque de trenes. Las fotos reflejaban cabalmente el horror de lo ocurrido.

Con la excusa de que esas imágenes perturbaban a la sociedad, el dictador ordenó levantar la revista de los kioscos y decretó su clausura.

Negligencia fatal

La investigación no demoró en determinar las causas del tremendo choque de trenes. Al principio se pensó en un sabotaje, pero pronto se supo la verdad.

Todo apuntaba a la negligencia del personal de la estación de Benavídez: alguien había colocado la señal de "vía libre" para que avanzara "El Zarateño" y después había olvidado volver a ponerla en posición horizontal para avisar a "El Mixto" que debía detenerse.

Por eso, creyendo tener "vía libre", los maquinistas del tren que venía atrasado desde Tucumán habían acelerado hasta superar los cien kilómetros por hora.

Como responsable principal de la tragedia se señaló a Máximo Blanco, de 37 años, el auxiliar de la estación que estaba a cargo de las señales.

Según declaraciones de testigos, a las 20:04, cuando el tren de Tucumán pasó por la estación, "Blanco salió corriendo del baño y corrió a la casilla gesticulando y tomándose la cabeza al mismo tiempo que gritaba preguntando al peón si había tenido confirmación de General Pacheco de la llegada del primero de los trenes, a lo que el peón contestó que no (...) En ese momento tuvimos el presentimiento de que una terrible tragedia iba a ocurrir", fue uno de los testimonios que quedó asentado.

El 3 de febrero fue declarado "Día de duelo nacional" y el matutino Crónica informó en la tapa el número definitivo de víctimas: "Cruel saldo: 236 muertos", decía con letras tamaño catástrofe.

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo