23 de enero de 2019

Editorial 23/04/2018

Consumo de gas | Todos los días, una mentira

De cómo el Gobierno sigue "engañando"

Por estos días, el precio de las tarifas de energía eléctrica, gas natural y agua, llegaron a la tapa de todos los diarios, se escucha y se observa hablar sobre el tema, a todos, desde la TV hasta las plazas. Y el Gobierno en sus distintos estamentos, en muchas, demasiadas ocasiones, miente. Acá, allá y más allá. Con latiguillos desgastados y sin fundamentos sólidos, con frases hechas y acomodadas para cualquier ocasión y, claro, con mentiras. Todos los días, una mentira. En pocas horas, a la mentira del alivio que significará "pagar en cuotas y con interés", tarifas impagables, al "mamarracho" de la ¿UCR?, del PRO y la ¿Coalición Cívica?, con Mario Negri, Juan Manuel López, Alfredo Cornejo y Alejandro Massot como abanderados de la farsa y la falsedad, se agregaron dichos del presidente Mauricio Macri, sobre países vecinos y lo que consumen, hablando, por ejemplo, del gas natural.

"Lo que parece preocuparle más al Presidente es que a pesar de que el precio de todos los servicios públicos aumentó considerablemente, el consumo de gas no se redujo, y el de electricidad aumentó 2%. Anteayer repasaba un informe que le preparó el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, con datos del Ministerio de Energía (de Argentina). Allí había una comparación entre los valores de gas de la Argentina, Chile y Uruguay, países con un comportamiento climático similar. Y el resultado es muy negativo. En el período junio-agosto el consumo promedio mensual en Montevideo es de 62 m3, en Santiago de 69 m3 y en Buenos Aires de 109 m3. Según ese trabajo oficial, incluyendo las subas que aún no se aplicaron, la tarifa residencial de gas en Buenos Aires es 134% (¿?) inferior a Montevideo y está 192% (¿?) debajo de la de Santiago. La conclusión que sacan de estos datos en el Gobierno son dos: por un lado, que en la Argentina el aumento de las tarifas no disciplinó el consumo; por el otro, que si a pesar de la escalada la gente gasta más gas y luz es porque la demanda todavía es elástica". (LN)

URUGUAY Y CHILE

"En la militancia oficial por el tarifazo, la crítica a los subsidios fue efectiva en la primera mitad del mandato de la segunda Alianza para convalidar una transferencia de ingresos inmensa hacia las corporaciones energéticas. Ahora, cuando el pago de las boletas se consume parte importante del presupuesto de las familias, la estrategia oficial es apuntar al elevado nivel del consumo de los hogares. Repitiendo el contenido del informe de Lopetegui, con datos del Ministerio de Energía (de Argentina), el presidente Macri afirmó, en diálogo con periodistas de Clarín y La Nación, el jueves pasado por la tarde, luego de la 'negociación' con radicales para el pago en cuotas con intereses del aumento, que espera que en 'este invierno seamos capaces de consumir energía como los uruguayos'. El reporte, consignado por ambos diarios, dice que 'si (los hogares argentinos) tuviesen los consumos invernales de Montevideo y Santiago las facturas serían algo menores a las del año pasado, aun con la tarifa actual'.

Macri también compara que el gas entregado a casas, comercios e industrias sigue siendo más barato en Argentina respecto a esos dos países, comentando que el comportamiento climático es similar en los tres.

Como el Gobierno está acostumbrado a decir cualquier cosa sin ser rebatido, la información veraz es un buen antídoto a las habituales campañas oficiales de confusión. Primero, comparar el consumo de gas de Argentina con Chile y Uruguay es lo mismo que mezclar peras con manzanas, como ilustran especialistas en estadísticas para desestimar análisis disparatados. Esos dos países vecinos no tienen gas, cuando Argentina es un país gasífero. Después, el gas de red no es una fuente relevante de consumo energético ni en Uruguay ni en Chile.

Veamos cada uno de esos casos, consultando fuentes rigurosas:

URUGUAY: Existen apenas unos 45.000 usuarios de gas natural por cañería en Uruguay (en Montevideo, Ciudad de la Costa, Paysandú, Colonia y San José). El informe 'Sector energético en Uruguay. Diagnóstico y perspectivas', del Ministerio de Industria, Energía y Minería (de Uruguay), explica que el gas natural es una fuente energética de reciente ingreso en la matriz del Uruguay. Su consumo en el país comenzó en 1998 cuando entró en operación el Gasoducto del Litoral, que cruza el río Uruguay desde Argentina a través del puente Paysandú-Colón. Recuerda que Uruguay no cuenta con producción de gas natural, debiendo importar la totalidad de su consumo a través de los gasoductos de interconexión existentes con Argentina. El sector industrial es el mayor consumidor de gas natural, seguido por el sector comercial y el residencial. Destaca que la leña es una de las principales fuente energética de los uruguayos, puesto que es la mitad del costo equivalente de gas natural, hasta para consumos residenciales importantes.

Uruguay consume menos gas que Argentina porque no lo tiene y, por lo tanto, no es utilizado como fuente energética principal en hogares y comercios. No tiene sentido hacer una comparación entre ambos países, salvo si es para engañar.

CHILE: El Anuario Estadístico de Energía 2016 del Ministerio de Energía (de Chile), informa que apenas el 6 por ciento del consumo energético del país es gas natural. La Asociación Gas Natural precisa que en Santiago, Valparaíso, Concepción, las principales ciudades chilenas, la mayoría de los hogares y comercios cocina, calienta agua y calefacciona con gas licuado y no recibe gas por red. Explica que, en parte, esto ocurre porque en zonas extensas de cada una de esas ciudades no hay una red desplegada, pero también porque no todas los hogares con acceso a una conexión eligen el gas por red por su elevado costo. Detalla que la penetración del gas por red en Santiago es baja, apenas el 29 por ciento de los hogares está conectado, y que el ingreso de buena parte de los hogares es bajo, lo que implica consumos relativamente bajos. También brinda detalles del clima chileno, que el macrismo desconoce: "en las tres ciudades es templado, lo que permite vivir buena parte del año sin calefacción".

Comprar el consumo de gas con Chile es tan desatinado como hacerlo con Uruguay, salvo, nuevamente, si es para confundir el debate".

AVG


FUENTES: La Nación y Alfredo Zaiat - Página|12

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo