23 de mayo de 2024

Provinciales 26/07/2023

Dejó la ciudad para vivir en el campo, abrió un bodegón y le devolvió la vida a un pueblo de 180 habitantes

Oriunda de Ramos Mejía, Paula Ares cambió su rutina cuando se mudó a Ramón Biaus

Hace cuatro a√Īos Paula Ares se mud√≥ desde Ramos Mej√≠a a Ram√≥n Biaus, localidad de aproximadamente 180 habitantes del partido bonaerense de Chivilcoy. "Es imposible no ser feliz ac√°", expresa en di√°logo con Infobae. Desde la primera vez que vio los paisajes mientras manejaba por la ruta para entregar silobolsas, se imagin√≥ viviendo en medio del campo. En ese momento no ten√≠a idea de que iba a encontrar el amor en una pe√Īa, y que con su pareja, Ariel Canepa, se iban a convertir en una dupla laboral que se potencia en cada paso. Juntos abrieron Lo del Turco, un restaurante y almac√©n de campo donde todo lo que sirven es casero, y gracias al √©xito que tuvo, ya est√°n preparando la apertura de otro bodeg√≥n que estar√° a pocas cuadras.

A 30 kil√≥metros de Chivilcoy, se puede acceder por la Ruta Provincial 5 y por la Ruta Provincial 30. Luego de un trayecto por camino de ripio se llega a la intersecci√≥n de las calles Julio A. Roca y Julio Fern√°ndez Coria, donde se encuentra la ochava que Paula define con mucho cari√Īo como "su casa". Es el lugar al que concurren hasta 200 personas por fin de semana para ir a almorzar y disfrutar del men√ļ que ofrecen. La tradicional fachada de ladrillos, los toldos rojos en las ventanas, un carro que rinde tributo a la actividad agr√≠cola ganadera de la regi√≥n, y un colorido cartel con las banderas argentinas como sello, componen la impronta del edificio que adem√°s es guardi√°n de cientos de historias.

Alguna vez funcion√≥ all√≠ la √ļnica estafeta postal donde los vecinos que iban a comprar tambi√©n dejaban sus cartas, por la cercan√≠a con la estaci√≥n ferroviaria. "Se conserva el primer tel√©fono del pueblo, una gran cantidad de objetos, carteles originales, y como todo est√° en excelente estado muchos vienen a hacer tour fotogr√°fico", explica la anfitriona, que describe el sector de museo que forma parte de la experiencia. Considera a Biaus -as√≠ lo abrevian los residentes- como su hogar, y est√° profundamente agradecida porque lo que recibi√≥ result√≥ ser m√°s de lo que estaba buscando.

Simp√°tica, de coraz√≥n noble, e histri√≥nica por naturaleza, Paula tiene una vocaci√≥n que la acompa√Ī√≥ toda la vida. "Nac√≠ vendiendo", dice entre risas, y cuenta que trabaj√≥ en ventas en distintos rubros, y gracias a que se anim√≥ a incursionar en la industria agropecuaria descubri√≥ un mundo completamente nuevo para ella. Confiesa que muchas veces le dijeron "no vas a poder", pero desde que venci√≥ sus propios miedos y obst√°culos como madre de tres hijos, no volvi√≥ a dudar a la hora de seguir su instinto.

"Tuve mellizas a los 17 a√Īos, Micaela y Florencia, que hoy tienen 30 a√Īos, y despu√©s a mis 19 tuve a Mat√≠as, que ya tiene 28, y hoy soy abuela de un nieto de 10 a√Īos y hay otro en camino", revela con alegr√≠a. A los 22 se divorci√≥, y aunque hubo quienes dudaron de su capacidad para volver a empezar, desde ese entonces aplic√≥ una metodolog√≠a que mantiene hasta hoy: "Aprendo, busco y pregunto". Se form√≥ como t√©cnica en marketing y ventas, y como coach certificada de Programaci√≥n neuroling√ľ√≠stica (PNL), conocimientos que despleg√≥ cuando atend√≠a un local de ropa, cuando fue empleada en un banco y tambi√©n cuando se present√≥ a una b√ļsqueda de una empresa fabricante de silobolsas.

"Iba sola en camioneta de lunes a viernes, y ten√≠a una cartera de clientes de la Ruta 5 para adelante. Cuando conoc√≠ el campo dije: 'Esto es lo m√°s, yo quiero vivir ac√°', y me iba haciendo amigos en todos los pueblos, en Mercedes, Suipacha, Chivilcoy. As√≠ supe de un grupo de amigos viajantes que se juntaba todos los mi√©rcoles en una pe√Īa, que organizaba Ariel", revela. No estaba en sus planes enamorarse, ni tampoco pens√≥ que alguna vez se iban a mirar con otros ojos, m√°s que como compa√Īeros de trabajo. "Cada uno estaba bien como estaba, pero creo que surgi√≥ porque todo lo que √©l ten√≠a para darme era lo que yo necesitaba, y a su vez mi energ√≠a como emprendedora era algo que a √©l tambi√©n le hac√≠a bien", reflexiona sobre aquel flechazo que fue creciendo de manera silenciosa hasta que empezaron el noviazgo.

Hoy son socios, y todo lo que idean, organizan y llevan a cabo, lo hacen a la par. "A veces nos dicen que somos muy diferentes, pero justamente es en las diferencias donde nos complementamos; yo cuando √©l me abraza siento que nada me falta, me abstraigo y me siento 100% completa, me hace mejor persona, me hace feliz, √©l me cura y todo eso para m√≠ es el amor", describe. Ambos respetan la esencia del otro, saben qu√© los hace sentir bien, y no pretenden cambiar sus tradiciones. "A Ariel no lo sac√°s del campo, ni siquiera ten√≠a celular cuando lo conoc√≠, y est√° perfecto que sea as√≠, porque √©l es feliz de esa manera, y yo como porte√Īa me di cuenta tambi√©n que la pasamos muy bien porque no necesitamos mucho para ser felices en Ram√≥n Biaus", sentencia.

Un pueblo que late

El pasado 15 de marzo la localidad celebr√≥ su aniversario 114°, con un festejo popular que incluy√≥ desfile criollo, m√ļsica y shows. En 1909 se inaugur√≥ la estaci√≥n ferroviaria, y eran tiempos donde todas las semanas el tren llevaba grandes cargamentos a los mercados de Abasto y Liniers. En las cercan√≠as se realizaba la siembra de cereales y cr√≠a de ganado bovino, lo que requer√≠a de una gran cantidad de mano de obra y despert√≥ un movimiento demogr√°fico que fue creciendo hasta superar r√°pidamente los 2000 habitantes. El trazado de la poblaci√≥n fue delineada por Don Arturo L. Patr√≥n, y en 1917, se levant√≥ la capilla Nuestra Se√Īora de los Dolores, patrona que honran cada 15 de septiembre.

Todo el entorno de Paula se sorprendi√≥ cuando les comunic√≥ que iba a dejar su vida en Ramos Mej√≠a para recomenzar en otro lugar que se ubica literalmente en el coraz√≥n del campo. A 180 kil√≥metros de Buenos Aires, aproximadamente a dos horas de viaje, estaba su destino so√Īado. "Nadie me cre√≠a que me iba a venir a un pueblo de campa√Īa, pero ya era mi idea antes de ponerme en pareja, y ac√° realmente la libertad est√° en el aire; se respira libertad, se escuchan los p√°jaros, hay bichitos de luz, un espect√°culo en las estrellas, en los atardeceres, y encima no hay una sola reja en nuestra casa", explica. Incluso su madre, que en un principio fue de visita para ayudarla a atender el almac√©n, decidi√≥ mudarse de manera definitiva porque la conquist√≥ la tranquilidad y la rutina diaria.

Por m√°s que ten√≠a mucha experiencia en ventas, Paula confiesa que se reinvent√≥ cuando eligi√≥ la gastronom√≠a. "Ariel para m√≠ es el mejor asador, te saca la carne a punto, tiene un sistema de cocina para que todo est√© listo al mismo tiempo, y √©l me ayud√≥ a encontrar un men√ļ que nos resulte funcional y siempre salga bien", destaca. Crearon una propuesta de cinco pasos, al estilo banquete, donde siempre llega algo rico a la mesa. "Los recibimos con empanadas fritas de carne, luego una picada con fiambres regionales, el matambre casero, y despu√©s viene la parrilla con carne de cerdo, de vaca, papas fritas, ensalada, y el postre", enumera y cuenta que al d√≠a de la fecha ese combo cuesta 5000 pesos por persona. "Pueden comer de todo, no son porciones chicas, y la calidad es de primera en todo", asegura.

Abren los s√°bados, domingos y feriados al medio d√≠a, y seg√ļn la demanda tienen un promedio de 100 cubiertos en temporada baja y el doble en fin de semanas largos o √©poca de vacaciones. Tambi√©n los contratan para eventos donde sirven los mismos platos, ya sea en casamientos, cumplea√Īos, fiestas de 15, y otras ocasiones especiales. "A m√≠ me gusta decir que Ram√≥n Biaus late, y est√° latiendo cada vez m√°s y m√°s fuerte", revela a pura ilusi√≥n, y proyecta: "Ariel y yo vamos a trabajar para que eso siga pasando, para que todo el que venga pase un fin de semana hermoso, y que digan: 'Este pueblo est√° buen√≠simo'".

Se acuerda de cuando llegaron al bodeg√≥n, estaba cerrado desde hac√≠a muchos a√Īos, hab√≠an pasado varias administraciones, y parec√≠a que nunca iba a recuperar su esplendor. "Nadie duraba porque para que funcione ten√©s que vivir ac√°, y hacer de todo: yo soy la mesera, la que hace el bud√≠n de pan, la que aprende la receta hermosa del matambre de Ariel, los pancitos caseros, y si hay que limpiar los ba√Īos, ah√≠ estoy tambi√©n, porque esa es la idiosincrasia y el secreto del amor que ponemos para ofrecer lo mejor de nosotros", expresa. Y agrega: "Antes no hab√≠a un plan para pasar el d√≠a ac√°, porque m√°s all√° de ir a sacar fotos, no hab√≠a un ba√Īo a d√≥nde ir despu√©s de viajar, ni un lugar para pedir agua caliente y hacerte unos mates o comprar unas galletitas".

Apel√≥ a su alma de vendedora y trat√≥ de ofrecer soluciones a esos inconvenientes, para que cada vez m√°s personas disfruten del paseo por la historia y la cocina regional. "Ahora est√° la propuesta del restaurante, tambi√©n el almac√©n donde vendemos todo lo que la gente necesite, hasta bidones de nafta porque no hay estaci√≥n de servicio, y los sanitaros est√°n abiertos para todos los visitantes, no solo para los comensales", cuenta. Para los pr√≥ximos dos a√Īos tienen varios planes que convivir√°n en simult√°neo, y todos responden a la identidad cultural que desean transmitir.

"A tres cuadras de ah√≠ est√° La Pituca, otro almac√©n de ramos generales que hac√≠a 50 a√Īos que estaba cerrado, y ah√≠ vamos a abrir otro restaurante, que va a ser de pastas, y va a tener un espacio que funcione como centro cultural", revela. Emocionada, a√Īade: "Estamos haciendo la puesta de valor a esos edificios que quedaron olvidados, y yo que vengo de otro lado, que viv√≠ toda mi vida en dos ambiente, cuando ves esas tremendas casas que tienen habitaciones de cinco metros por cinco, con techos gigantes, pienso: 'Esto no puede estar cerrado, esto tiene que ser un lugar para que la gente comparta, que viaje en el tiempo y nosotros seamos un puente de esos recuerdos tan maravillosos'".

"En invierno baja un poco la demanda, y quizá hacemos 100 cubiertos por fin de semana, pero así crezca de a poco el proyecto, seguimos firmes", indica Paula Ares

Algunas iniciativas como 

Algunas iniciativas como "el cumplea√Īero no paga" forman parte de las propuestas del bodeg√≥n de Paula y Ariel (Facebook: Lo del turco Ram√≥n Biaus)

Sue√Īa con que haya jornadas informativas, otro sector de museo, un vivero, y que su segundo restaurante sea sede de festivales. Pero ah√≠ no terminan los anhelos de la pareja: tambi√©n planean inaugurar un hotel para que quienes deseen extender la estad√≠a a m√°s de media jornada, puedan pasar un finde completo. "Este es un espacio que capaz muchos, al igual que me pas√≥ a m√≠, no conoc√≠an, y no se trata solamente de venir a comer a mi casa, sino de que por un rato pueden despegarse del cemento de la ciudad, y est√° bueno saber que hay otras opciones en el campo", indica. Y concluye: "No me quejo porque fui feliz tambi√©n con mi vida de antes, pero a mi Ram√≥n Biaus me dio mi casa, me dio tierra, cuando yo en Ramos Mej√≠a no me pod√≠a comprar ni una baldosa, siempre estuve corriendo detr√°s de la plata; todo lo us√© para criar a mis hijos, y ac√° puedo tener algo m√≠o por primera vez".

Fuente: AlvearYa

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo