4 de diciembre de 2020

Locales 17/11/2020

Educando al Soberano - Tema 4 (y último): Meritocracia y Estado

Por Luis Darío Nagore

Días atrás, la ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich,  actual presidenta del PRO, miembro de la alianza Cambiemos (UCR, PRO, ARI, CC), sostuvo en un reportaje por el canal La Nación +, que desde esta alianza se había propiciado que la cobertura de cargos en el estado fuera por Concurso Público. Un esfuerzo loable, desde mi punto de vista.

Colijo, que esta era una forma de diferenciarse del tan mentado populismo que utiliza como una herramienta imprescindible el clientelismo político. 

Vayamos al tema hoy, tratando de que los más jóvenes entiendan este criterio que expresaba la ex Ministra.

AXIOMA 1 - (Recordemos que un axioma es algo tan evidente  que no necesita ser demostrado).

Constitución Nacional - Artículo 16.- La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad. La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas. 

AXIOMA 2 

El Estado es una realidad social y política; en el sentido político es un conjunto de hombres que componen un pueblo cuando tienen un asiento territorial y soberanía o independencia. El Estado tiene aquí una personalidad política, la cual como se percibe excluye la idea de organización, y tiene un carácter genérico, mientras se identifica totalmente con el pueblo amorfo e indiferenciado. 

El Estado es, en este caso, todos los habitantes (Jurista doctor Agustín Gordillo).

Ejemplo 1: Un familiar muy querido sufre una misteriosa enfermedad que puede costarle la vida, pero el único médico que lo trata es alguien que no trabaja por su Obra Social, y es muy cara su visita. 

¿Usted no haría el esfuerzo sacando dinero de donde pudiera para que su familiar fuera atendido?

Ejemplo 2: Con mucho esfuerzo y mediante un Plan de Ahorro,  pudo adquirir un nuevo auto para reemplazar su viejo Chevrolet 400. Pero un día, el nuevo auto no enciende.

¿Usted llamaría al mecánico del viejo auto, que no hizo ninguna actualización de conocimientos; o a uno de estos muchachos nuevos que enchufan el auto a una computadora y diagnostican el fallo?

Ejemplo 3: En su pueblo hay una Escuela Secundaria (pública o privada) que garantiza que su hijo cuando egrese estará muy bien preparado para seguir estudios superiores o para incluirse en el mundo del trabajo. Y hay otras escuelas, más cercanas a su domicilio, que si bien tienen excelente nivel no ofrecen la misma propuesta que la otra. 

¿Usted no optaría por la mejor propuesta para su hijo, aunque esto demande mayores gastos?

Las respuestas parecerían ser obvias. Todos desearíamos la mejor solución, la más eficiente, aunque nos cueste un dinero extra. Pareciera que es el efectivo lo que mueve a nuestra actual sociedad.

El Estado que, como ciudadanos mantenemos con nuestros impuestos, también da servicios. Hace rutas, atiende nuestra salud, provee educación a nuestros hijos, hace la recolección de residuos, nos provee de otros servicios como agua potable, cloacas, etc.

Y ya que usted es quien también los paga, ¿no le gustaría que a estos servicios los manejaran especialistas? Haga la cuenta y verá que también es mucho el dinero que paga en impuestos nacionales, provinciales y municipales. Usted también es socio del Estado según el AXIOMA 2.

Los gobernantes (en los tres niveles del estado) constituyen sus equipos de gestión con aquellos en los que puede confiar y delegar parte de sus funciones, Eso es algo que está muy bien. 

Ahora, ¿cuántos son? 10, 15 o 20, eso lo demanda la estructura de Gobierno. La cual puede ser configurada con una mirada tecnocrática, atendiendo a normas y/o procedimientos internacionales, sin perder la mirada humanística, o bien puede obedecer a cuestiones del tipo "Y vemos".

También es muy cierto que la evolución de la sociedad, en todos sus aspectos, hace necesario que los gobiernos deban 'aggiornarse' a las nuevas necesidades que surgen, y habrá que incrementar las plantas de personal recurriendo a especialistas en Urbanismo, en Medio Ambiente, en Tecnología de la Información, etc.  

Tener esta mirada, también es un acto positivo; claro, sin caer en la generación de cargos tipo Vice ministerio "para la Suprema Felicidad Social del Pueblo", (Venezuela, presidente Nicolás Maduro), o la "Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional" (Argentina, presidente C. Fernández). 

Cubiertos los cargos nombrados por los gobernantes como sus brazos derechos, es a partir de allí donde empiezan los cuestionamientos a los que Bullrich hace referencia. 

¿Cuál es la vara con que los gobernantes miden quienes son las mejores personas para ocupar los otros cargos públicos?. Las respuestas varían. La más común, militantes del partido del gobernante (aunque el perfil profesional no sea el adecuado); familiares u otros por compromisos sociales; "recomendaciones", portación de apellido o el dedo mágico.

Esto no quita que quienes acceden a estos cargos, por el  camino que sea, luego se esmeren por cumplir de la mejor manera su función. Y es así que se observa en distintos organismos de los gobiernos y organismos paragubernamentales,  personas que se deshacen por atender correctamente al público y solucionar sus problemas; y se observan otros que "flotan" sin ninguna ocupación visible, o salen a fumar afuera, o cumplen el horario, o que fueron quedando de gestiones políticas anteriores y nadie les dijo 'tenés que irte'. Les recuerdo que a esos, vulgarmente llamados ñoquis, también les pagamos nosotros.

En realidad, y como sucede en países con otra mirada sobre la cosa pública, los cambios de gobiernos debieran producir el menor daño posible a las estructuras operativas del Estado; es decir garantizar que aquellos que accedieron a cargos "no políticos", aquellos que no son el brazo derecho del gobierno, pudieran tener continuidad profesional porque eso garantiza la consecución de proyectos planificados para beneficios de la comunidad.

Pero para eso es necesario que los cargos sean cubiertos por los mejores postulantes por medio de un concurso público transparente y, por otro lado, la existencia de una estructura que contemple esos cargos, con la carrera en el gobierno que les permita el crecimiento profesional y administrativo. 

El mismo criterio debiera utilizarse para todos los cargos públicos, desde el científico más especializado, hasta el último de los barrenderos (sin menoscabar la importante tarea que estos nos brindan). Esa es la única forma de respetar el AXIOMA 1.

Si los gobernantes decidieran continuar con la manipulación que vienen utilizando, sin respetar nuestra Carta Magna, debieran modificar la Constitución para que en lugar de interpretarse que "el Estado somos todos", se interpretara "El estado somos algunos de nosotros". 

El ex gobernador de Salta y candidato a vicepresidente en el espacio Consenso Federal Juan M. Urtubey, sostuvo que se debería cambiar nuestro sistema de Gobierno Presidencialista por un Sistema Parlamentario. Quizás, un cambio de ese tipo nos proveería la posibilidad de barajar y dar de nuevo en este sentido. 

Dijo también que "El poder es una enfermedad incurable. Nos tenemos que vacunar contra el poder".

Algunos de los síntomas del populismo se encuentran enquistados en nuestra sociedad y no debemos mirar solamente aquellos que más descaradamente lo hacen y aparecen en los medios.


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo