8 de diciembre de 2022

Internacionales 24/09/2022

El presidente de Ecuador le pidió la renuncia a su ministro del Interior por un femicidio

El asesinato de una abogada

María Belén Bernal, de 34 años, fue a visitar a su esposo a una escuela policial, fue asesinada y su cadáver apareció diez días después.
El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, anunció que solicitó la renuncia del ministro del Interior, Patricio Carrillo, tras el asesinato de una abogada en una escuela de formación policial en Quito, en un caso se convirtió en una nueva bandera de lucha contra el femicidio en el país.
"El general Patricio Carrillo ha dedicado su vida y su lealtad al ideal de un país seguro. Sin embargo, tras los acontecimientos de los últimos días he decidido que su servicio concluya", dijo el mandatario a través de una cadena nacional.
En su mensaje, Lasso calificó de "femicidio" el asesinato de la abogada María Belén Bernal, de 34 años, que había desaparecido de la Escuela Superior de la Policía, adonde fue a visitar a su esposo, el teniente de policía Germán Cáceres.

El esposo, prófugo
Su cuerpo apareció 10 días después en un cerro en el norte de Quito, aledaño a la escuela de policías, mientras su esposo ahora está prófugo de la Justicia.
"He dispuesto que el Comandante General de la Policía, en el transcurso de esta semana, entregue resultados definitivos que conduzcan a la captura de Germán Cáceres", manifestó también Lasso.
Más temprano, el gobernante -quien regresó en las últimas horas a Ecuador tras participar en la Asamblea General de la ONU- dispuso la desvinculación de dos generales y solicitó a todos los mandos policiales poner sus cargos a disposición.
Este anuncio lo hizo a través de su cuenta de Twitter, en un mensaje en el que precisó el pedido de desvinculación de los generales Freddy Goyes y Giovanni Ponce, y solicitó a la cúpula policial poner sus cargos a disposición.

Exigen depurar la policía
Grupos defensores de derechos humanos, asociaciones de familiares de desaparecidos y colectivos feministas exigieron en estos días ambas medidas, la renuncia del ministro del Interior y la depuración del cuerpo policial, en un caso que consideran como "un crimen de Estado".
Por otro lado, la secretaría de Derechos Humanos ecuatoriana solicitó la presencia de miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para la observación y asesoramiento en las investigaciones en curso en torno a la desaparición y muerte de Bernal.
En el texto, pidió la colaboración de la CIDH para que las pesquisas se lleven a cabo "de forma transparente, efectiva e imparcial" con respeto a los Derechos Humanos y con "enfoque de género".
Además, esperan que el organismo aporte todo tipo de observaciones necesarias para que el Estado "incluya en sus planes de prevención, protección y restitución, acciones que garanticen los derechos de las mujeres en riesgo o víctimas de feminicidio".
Junto a la posible intervención de la CIDH, la Fiscalía General de Ecuador confirmó que la próxima semana llegará a Quito una Comisión Internacional desde Colombia con el fin de continuar las investigaciones del crimen de la abogada.
Lasso calificó de "femicidio" el asesinato de la abogada María Belén Bernal, de 34 años, que había desaparecido de la Escuela Superior de la Policía, adonde fue a visitar a su esposo, el teniente de policía Germán Cáceres
Los investigadores localizaron objetos personales de Bernal en la habitación de Cáceres y examinan, entre otras hipótesis, si pudo cometerse un crimen con participación de varias personas.
Lasso ordenó el 17 de septiembre el cese del director de la Escuela Superior de Policía.
Autoridades del Gobierno, Policía y Fiscalía de Ecuador deberán comparecer la semana próxima ante la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) para abordar el caso de la abogada asesinada y también será recibida su madre, Elizabeth Otavalo.

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo