26 de septiembre de 2022

Locales 13/05/2022

El Vasco, entre los catadores del vino de los Campeones del 86

Lleno de historia

La Final y Héroes son los nombres de los vinos que presentaron y con los que esperan "festejar la Copa de este año". Habrá un fondo común para ayudarse entre todas las familias involucradas en el Mundial 1986.

MAXI FRIGGIERI | Olé

Entraron juntos, uno atrás de otro, como lo hicieron hace 36 años en cada estadio mexicano. Se sentaron a la par, hombro como hombro, como cuando cantaban y gritaban el "oh juremos con gloria morir". Es cierto, faltan varios, algunos que ya no están en este mundo como su "capitán", el que nombran y se les iluminan los ojos. Pero ahí están. Son los campeones del 86, un grupo fuertísimo adentro y afuera, donde la hermandad que grabaron a fuego en la Copa del Mundo los acompaña hasta hoy. Y por eso, ellos, que son leyenda, se dieron el gusto de impulsar un vino que los caracteriza, uno bien argento.

Oscar Ruggeri, Oscar Garré, Ricardo Giusti, Carlos Daniel Tapia, Jorge Burruchaga, Nery Pumpido, Julio Olarticoechea y Ricardo Bochini fueron los jugadores que se sentaron detrás de los vinos de la bodega Mendoza Vineyards y los presentaron al público. A su lado, Carlos Pachamé, representante del cuerpo técnico que encabezó Carlos Bilardo. También estuvieron Jorge del Valle (gerente comercial), Denis Vicino (enóloga) y Richard Bonvin, CEO & Head Winemaker, suizo casado con una mendocina.

"Estamos muy contentos de que estemos pasando este momento, otro mimo más que nos hace en este caso Mendoza Vineyards. Esto comenzó con Jorge (Del Valle), me dio un vino y me dijo: '¿Por qué no hacemos un vino de los campeones del mundo?' Tenemos un grupo del 86, lo subimos ahí y automáticamente dijeron 'dale', y ahí ya largamos", comentó Ruggeri, el primero que agarró el micrófono y mostró su orgullo. Lo importante de este proyecto tiene que ver con conformar un fondo común para ayudarse entre los campeones: "Vamos a tener un fondo especial para cuando tengamos problemas, cualquiera de las familias involucradas en este campeonato del 86, y entonces recurrir ahí. Por eso nos lanzamos, acompañados por la bodega, para ayudarnos entre todos nosotros, y acá estamos presentándolo".

Hasta ahora hay dos versiones. Por un lado, La Final, un vino 100% Malbec, la bandera nacional. Este tiene la foto de los 11 jugadores en el momento del Himno nada menos que en el Estadio Azteca. La "victoria épica", según dice en la botella. El otro vino se llama He?roes, "un corte de uvas tintas conformado por 50% Cabernet Franc, 40% Cabernet Sauvignon y 10% Petit Verdot", detallaron. Los dos son cosecha 2018, provenientes de Agrelo, Luján de Cuyo.

Se hicieron 3.000 cajas en el primer fraccionamiento y se agotaron. Por eso ya están en proceso 5.000 más, con pedidos desde Europa y Estados Unidos. Es más, en unos días presentan la versión del vino La Final en Alemania, justamente... Y en la conferencia avisaron que hay en mente otras ideas para botellas y también para vinos, como espumantes o blancos.

"Hay muchas cosas adentro, valores, sentimientos, emoción...", soltó Giusti, uno de los dos "catadores" del plantel junto a Burruchaga. "Ellos son los que saben", tiró Ruggeri. "Yo también sé", se sumó el Vasco Olarticoechea. El Cabezón, en charla con Olé, siguió explicando sus sensaciones: "Lo del fondo se nos ocurrió a nosotros en el primer día. Siempre que aparecen cosas así, de grupos, pensamos en eso, y esta es una gran oportunidad que tenemos. Aparte estamos grandes, ya empezamos a tener algunos inconvenientes, de salud o lo que sea, esto va a ser siempre para estar atentos en cualquier necesidad".

¿Qué diría Diego, el "gran capitán" de estos campeones? Ellos mismos responden. "Sin ninguna duda Diego también estaría orgulloso de esto, porque si bien él siempre fue el abanderado, dentro del grupo fue uno más, lo mismo que el Tata Brown y José Luis Cucciufo. Este grupo, como dijo Nery, arrancó el 83, siempre se privilegió el saber cómo está la familia, la unión del grupo", soltó Garré. "Diego estaría feliz de la vida, estaría sentado acá, como Tata y Cuchu. Nuestro capitán estaría feliz de la vida, no tenemos duda de eso. Es también por él, y va a ser nuestro capitán siempre", se sumó Ruggeri.

Cada vez que se tocó el tema Maradona, la seriedad se mezcló con la emoción, el recuerdo con el dolor de no tenerlo, y por momentos la gloria eterna con alguna broma. "Diego hubiera agradado un vino más, llamado El Capitán", soltó Pumpido, entre risas. "Lo tenemos siempre presente porque por ahí para ustedes era el Dios, una persona inalcanzable, pero para nosotros era un compañero más, un tipo más dentro del vestuario. Feliz de la vida estaría. Y está, creo que está mirando estoy está feliz de que estemos juntos presentado este vino", completó Oscar.

Siguiendo con el tema Diego, y sin irse del Mundial 1986, en la sala se nombró a Shilton, el arquero inglés que vio como Maradó le metió un gol con la mano y otro gambeteando a todos. "No usaría la camiseta de Maradona ni para lavar los platos", soltó el británico luego de la subasta por la casaca azul, por la que se pagó cerca de nueve millones de euros. "Un salto sin manos, ja", bromeó Ruggeri, en cuanto a Peter y el 1-0.

"El único que no tienen que hablar es ese tipo, es el que lo sufrió y el error que cometió, en un Mundial, que Diego le gane con la cabeza o la mano, lo que sea", arrancó Giusti, pero Nery fue tajante en cuanto con qué parte del cuerpo hizo el gol el Diez: "Con la cabeza, ja". Y ahí Ruggeri, casi un showman de estos tiempos, cambió de frente: "Hablé con ellos y le dije: ¡Qué boludos, teníamos la camiseta ahí, en el vestuario, y por festejar no la agarramos, la agarró un inglés que cobró nueve palos, una cosa de locos!'".

La buena onda entre ellos se nota a kilómetros de distancia. Y eso lo evidenció Bochini, quien además reveló que en su época de jugador, algún que otro vinito se tomaba: "Un vasito, porque era una botella entre cuatro en una mesa. Hablábamos de fútbol, esa época donde nos quedamos mucho tiempo después de la cena a disfrutar ese momento, no sé si hoy pasa lo mismo. Por eso había tanta amistad entre compañeros, por eso llegamos a formar este grupo, ganar el Mundial... La verdad que lo mejor que tuvimos, lo dije siempre, fue el grupo que estábamos tan unidos, los jugadores que eran titulares, los suplentes, el cuerpo técnico, el cuerpo médico... Todos éramos uno solo y por eso pudimos lograr la gran hazaña".

La presentación de los vinos llega justo en este 2022, a seis meses de la Copa en Qatar. "Llega en el momento justo, año del Mundial. Todavía no lo probé, pero según el Gringo Giusti y Burru dicen que es un gran vino. Espero probarlo pronto", le contó el Vasco a Olé. Y todos concordaron con un deseo: "Festejar con estos vinos la Copa del Mundo". Salud.


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo