9 de agosto de 2020

Locales 28/07/2020

"Es fácil sentarse detrás de un escritorio, de un monitor o del teléfono y criticar y hasta insultar"

Opinión

Afilen sus hachas, espadas, serruchos, cuchillos y hagamos leña del árbol caído. Para aquellos a los que no les guste realizar este esfuerzo, tomen una silla, pasen y vean.

Por estos días la comunidad saladillense está viviendo momentos de exaltación. Con la confirmación de casos positivos de Covid-19 se ha instaurado el señalamiento público del accionar de todos los profesionales, no solo los del personal de salud si no el de la policía, el de las personas que se encuentran en los controles al ingresar a la ciudad, hasta el de las personas que circulan por la ciudad en altas horas de la noche, etc.

Nos encontramos con funcionarios que salen en los medios acusando a otros de mentirosos, de inoperantes, que han faltado a su ética y hasta se animan a poner en tela de juicio su manera de trabajar y qué tan profesionales son. Luego, para seguir esta novela nos dicen a nosotros como ciudadanos que los funcionarios dejan su vida, están disponibles las 24 horas aún con familias y niños pequeños, hasta sabemos cuál es su sueldo por mes. Como si este rol de funcionario fuese algo heroico. ¿Qué debemos pensar? ¿Debemos aplaudir solo a aquellos que emiten juicios de valor y profesionalismo a otros colegas? Hasta no hace mucho tiempo, salíamos desde nuestras casas a las 21:00 para aplaudirlos con lágrimas en los ojos y cantando el himno con un orgullo que no nos entraba en el pecho. ¿Qué pasó desde ese momento a hoy?

¡Señores! Quienes conforman el equipo de salud realizan muchísimas actividades y otras tantas más por lo que no son reconocidos muchos menos remunerados, sin embargo no dejan de hacerlo y no salen en los medios a grito pelado. Siempre buscan alternativas para lograr una óptima calidad de atención con los instrumentos que tengan.

Es necesario que se entienda que los profesionales son humanos ante todo, son personas cuidando a otras, poniendo todos sus conocimiento y experiencia al servicio del otro. Si algún profesional incurre en alguna mala praxis existen instituciones en donde se evalúa al profesional. Respetemos esas instituciones por las que algunos se han movilizado hasta plaza ya que según sus apreciaciones no se estaban respetando o incluso había un plan macabro para que desaparezcan. Pero resulta que ahora somos nosotros, los ciudadanos, quienes podemos realizar estos juicios y aplicamos la justicia. Extraño ¿no? ¿Por qué nosotros apuntamos y emitimos juicios sobre las demás personas? ¿Acaso somos todos doctores, policías, kinesiólogos, enfermeros, epidemiólogos, cirujanos, licenciados en casi todo?.

¿Nuestro sistema de Salud a nivel Nacional, provincial y municipal tiene fallas? ¡sí! ¿Hay cosas para mejorar? ¡Sí! Deberíamos pensar por qué los profesionales y sobre todos los de salud tiene dos o más trabajos. ¿Qué podemos hacer nosotros como cuidados para mejorar esta situación? ¿Hacemos nosotros un buen uso del sistema de salud? ¿Cómo repercute la salud pública en nosotros como sociedad? ¿Participamos activamente en política para mejorar todas las situaciones de las cuales nos quejamos? ¿Cuáles fueron nuestros aportes ante la pandemia? ¿Cuánto sabemos de la salud en Saladillo? ¿Qué políticas de salud se están aplicando? ¿Existe un acceso real al sistema de salud? Creo, y es mi humilde opinión, que de eso deberíamos estar hablando ahora.

Es fácil sentarse detrás de un escritorio, de un monitor o del teléfono y criticar y hasta insultar. Los invito a que pensemos como ciudadanos y nos empoderemos para aportar mejoras a todo aquello que criticamos o no nos gusta. Tenemos representantes en todos los niveles políticos, empecemos a buscar alternativas desde un lugar de construcción.

Quizás es hora de salir de ese lugar cómodo y "ensuciarnos" para transformarnos en una sociedad mejor.

Me siento orgullosa del Hospital Doctor Posadas, de la calidad de atención y de sus profesionales. Quizás más de uno piense y me diga que hace muchos años que no vivo en la ciudad de Saladillo, pero he pasado por situaciones de salud muy complejas y ha sido el hospital y sus profesionales quienes han estado ahí siempre. Le salvaron la vida a mi primo, luego de un accidente de tránsito; le salvaron la vida a mi mamá después de una hemorragia digestiva, a mi papá después de contraer hantavirus y, en lo personal, hace un año sufrí un grave accidente automovilístico viniendo para Saladillo, mi familia fue asistida en un primer momento en el Hospital de Roque Pérez y, más tarde, en nuestro hospital.

PD: Ojalá hubiésemos tenido las mismas energías de reclamo cuándo nos cerraron el Ministerio de Salud de Nación para pasarlo a Secretaría.

Ojalá exijamos con el mismo fervor que se esclarezcan los casos de asesinatos y abusos que se dan en nuestra ciudad.

María Romina Bellagamba


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo