18 de abril de 2024

Nacionales 28/03/2024

Espanto en Formosa: mató a su hijo de 9 años, pidió perdón en un video y luego se quitó la vida

La Justicia local investiga un homicidio calificado por venganza transversal hacia la madre

Hay consternación y espanto en la localidad formoseña de Ibarreta. Un hombre de 35 años asesinó a su hijo de nueve años, que además presentaba una discapacidad motriz, y luego se quitó la vida. Antes, pidió perdón en un video. La Justicia local investiga un homicidio calificado por venganza transversal hacia la madre, más conocido como "Homicidio oblicuo", según confiaron fuentes del caso a Infobae.El bestial episodio ocurrió durante la madrugada de este miércoles 27 de marzo en una vivienda ubicada en el barrio San Roque, a 210 kilómetros de la capital provincial de Formosa. De acuerdo a la reconstrucción efectuada por los investigadores que consultó este medio, el niño, llamado Zamir, estaba solo en el domicilio donde vivía junto a su madre, G.C.H. de 38 años, cuando su padre -luego identificado como Ariel Lovey- ingresó a la casa y "se lo llevó".

En circunstancias que aún se investigan, el hombre mató a su hijo de un disparo por la espalda. "No lo apuñaló, como circuló en un primer momento", confió una fuente del caso, que lleva adelante el titular del Juzgado de Instrucción y Correccional Nº 6 de Formosa, Guillermo Caballero.

Luego del ataque feroz, el agresor intentó suicidarse, pero no lo logró. Quedó internado en grave estado en el Hospital Central de Formosa capital, donde finalmente falleció a última hora de este miércoles. En la investigación se corroboró que previo al asesinato, el hombre le mandó un video a un amigo donde "pedía perdón" por lo que iba a hacer y anticipaba que iba a quitarse la vida.

En la secuencia, que encabeza esta nota, se lo ve manejando de noche mientras habla a cámara. "Voy a hacer un video despidiéndome. Yo creo que esta es la mejor alternativa, porque si no mucho sufrimiento, tantos años... Zamir nunca va a lograr ser alguien normal. Esto ya lo verán cuando nosotros no estemos más. Pido un millón de disculpas a todos los que les hice daño. No fue mi intención, pero bueno. Era joven. Soy joven todavía, pero ya no voy a sentir más. Yo no quiero que nadie me llore, ni que nadie me lamente, ni nada. Solamente que se me entierre y nada más. Bajo tierra, si es posible. Quiero que se olviden de mí", manifestó.

"Nací un 19 de abril del 2014 con 29 semanas de gestación y pesé 1.483 kilos. Estuve 2 meses y medio internado en Neonatología. No me daban muchas esperanzas de vida, la pasé muy mal: hice paros, me agarró neumonía y el virus hospitalario, entre otras cosas. Pero gracias a Dios, salí adelante a pesar de todo. No fue fácil, pero siempre junto a mamá la peleamos y seguimos luchando. Hoy en día estoy bien, solo que todavía no puedo caminar. Me quedaron algunas secuelas, me diagnosticaron parálisis cerebral infantil y diparesia espástica, lo cual afecto mi motricidad", explicaba una de las primeras publicaciones allá por el año 2018.

Y seguía: "Hago mis terapias porque soy un guerrero de la vida, un superhéroe que nunca se rinde a pesar de las caídas. Siempre hay un motivo para seguir y, cuando hay un avance, es una alegría tan grande y sentimos que nos acercamos más a nuestro sueño. Les pido que recen por mi salud para que Dios me ilumine".

De momento, los padres del niño estaban separados. En ese contexto, una de las hipótesis de los investigadores, es que Lovey mató a su hijo a modo de "venganza" hacia la madre de la criatura. "Podríamos estar ante un caso de 'homicidio oblicuo', similar al de Adalberto Cuello. Se trata de un delito enmarcado en el artículo 80, inciso 12 del Código Penal. Un crimen 'con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que mantiene o ha mantenido una relación'", explicaron fuentes del caso a Infobae.

Tras conocerse la trágica noticia, desde la Fundación Uniendo Huellas, un centro de rehabilitación por donde pasó Zamir, lamentaron lo ocurrido."Nuestro más sentido pésame y condolencias a la madre de Zamir y a sus familiares. Tuvimos la suerte de conocerlo y tenerlo como paciente en la fundación. Siempre lo recordaremos con una sonrisa y con la bondad que él mismo irradiaba. Que en paz descanses", escribieron en sus redes.

En tanto, una de las tías del niño y hermana de la madre, pidió prudencia a la comunidad. "Que descanses en paz. Sos un angelito en el cielo. Allá estarás y conocerás a tu abuelo, pichón. A veces pasan cosas que uno no comprende, pido a Dios se haga justicia divina. Pido paz para tu mamá, mi hermana. Pido a toda la gente que habla sin saber o tener información que deje de hacerlo, se puede lastimar mucho con palabras, detrás hay una mamá que está destruida. En estos momentos tenemos que pensar que hay muchas personas como el HDP que hizo esto circulando en esta sociedad, y una Justicia que lamentablemente no hace nada, un sistema que realmente no funciona. Descansa en Paz sobrinito, me hubiera gustado compartir más con vos", le escribió una de sus tías.

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo