24 de mayo de 2024

Internacionales 13/05/2024

Estos son los alimentos que más atragantamientos provocan en niños

Prevención

El atragantamiento es una causa importante de mortalidad infantil, y la mayoría de episodios de asfixia se producen en niños menores de tres años

LA VANGUARDIA

El atragantamiento en niños pequeños es una de las cosas que más preocupan a los padres. Son una causa importante de mortalidad infantil, y la mayoría de episodios de asfixia se producen en niños menores de tres años. El riesgo de atragantamiento aumenta en los niños porque tienen unas vías aéreas con un diámetro muy pequeño y además tienen una dentición incompleta, lo que hace que mastiquen menos los alimentos y puedan distraerse fácilmente.

Es importante conocer cuáles son los alimentos que más atragantamiento pueden provocar a los niños para evitar ofrecérselos en los primeros años o dárselos de forma adecuada para vigilarlo. Las características físicas de ciertos alimentos como las uvas, las aceitunas, las salchichas y otros, son susceptibles a quedarse atascados y taponar las vías respiratorias.

1 - Palomitas de maíz (Pochoclos)

Las palomitas deben retrasarse hasta al menos los cuatro o cinco años, pues la asfixia por este alimento en niños pequeños es más frecuente de lo que se piensa. Los granos de maíz pueden pasar a las vías respiratorias y provocar asfixia o una infección por cuerpo extraño si se instalan en los pulmones.

2 - Jamón

El jamón y otros embutidos son alimentos que no se desmenuzan fácilmente y son susceptibles de provocar atragantamientos, porque los niños tienen pocos dientes y una deglución aun inmadura. Por eso hay que ofrecerlo cortado en trozos pequeños.

3 - Gominolas (Gomitas)

Los alimentos con consistencia gomosa y blanda no se deshacen en la boca por lo que también pueden ser peligrosos. Por ejemplo, si las gominolas no se mastican bien, pueden pasar a la laringe sin deshacerse.

4 - Nubes (Gomitas)

También las nubes resultan peligrosas porque no se deshacen fácilmente en la boca y pueden quedarse atascadas en la garganta y provocar asfixia. Hay que vigilar que el aspecto inofensivo no engañe.

5 - Caramelos y dulces duros

Son redondos y duros y pueden ser tragados por el niño sin apenas deshacerse. Al reír o respirar profundo podrían ser inhalados y obstruir las vías respiratorias.

6 - Uvas

La peligrosidad de las uvas no está tan extendida como la de otros alimentos, pero lo cierto es que también provoca atragantamientos con frecuencia. Las uvas enteras son redondas y con el tamaño idóneo para obstruir la laringe de un niño por completo. Además, la piel hace que puedan deslizarse por la boca sin ser masticadas y pasar por la laringe taponando las vías respiratorias.

7 - Cerezas

Su forma redonda, la piel resbaladiza y el hueso hacen que la cereza sea otro fruto que podría provocar asfixia si se queda en la laringe del niño antes de ser debidamente masticada.

8 - Aceitunas

Lo mismo pasa con las aceitunas, pueden obstruir las vías respiratorias si se comen enteras. Hay que ofrecerlas deshuesadas y cortadas en trozos.

9 - Frutos secos enteros

Las almendras, nueces, cacahuetes, maíz, avellanas, pistachos... son alimentos duros y pequeños bastante peligrosos para los niños. La Asociación Española de Pediatría recomienda no ofrecer frutos secos enteros, no molidos, antes de los 5-6 años por el riesgo de asfixia. Sin embargo, se pueden dar molidos a partir de los seis meses.

10 - Salchichas

Las salchichas son cilíndricas, del tamaño de las vías respiratorias y compresibles, lo que puede provocar el atasco firme en la hipofaringe de un niño y ocluir las vías respiratorias. Para ofrecerlas, habrá que cortar las salchichas a lo largo y después a rodajas (por lo tanto, quedarán como medias rodajas).

11 - Zanahoria cruda

Las verduras duras, como las zanahorias crudas, pueden provocar atragantamiento en niños pequeños si se comen enteras. La recomendación es ofrecerla rallada si se va a dar cruda o cocerla para ablandarla y darla cortada en trozos, no en rodajas.

12 - Manzana cruda

Lo mismo pasa con la manzana, que tiene una consistencia similar a la de las zanahorias. Se puede ofrecer rallada, hecha compota o cortada en trozos.

13 - Pan

Un trozo de pan tiene una textura pastosa cuando se mezcla con la saliva, lo que es peligroso para los bebés y niños. Es importante ofrecerlo en trozos pequeños y acompañado de líquidos como agua o leche.

14 - Galletas

Algunas galletas de consistencia dura pueden tener riesgo de atragantamiento, especialmente las de estilo rústico que absorben saliva y no se deshacen fácilmente.

15 - Pescado

Simplemente hay que vigilar mucho con las espinas de algunos pescados, porque son causa frecuente de atragantamiento.

16 - Carne

Es muy importante ofrecer la carne de forma segura. Un trozo muy grande o un trozo duro pueden atascarse en la garganta del niño mientras come.

FUENTE: La Vanguardia España 

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo