18 de diciembre de 2018

Nacionales 03/12/2018

Homenajes que dejan marcas. Una calle de Saladillo, llevará el nombre Dr. Ramón Carrillo.

Hoy 3 de diciembre, se recuerda el Día de la Medicina en las Américas

Hoy 3 de diciembre, se recuerda el Día de la Medicina en las Américas, de ahí deriva el festejo del Día del Médico en nuestro país, ya que en el Congreso Panamericano de 1953, fue cuando la Federación Medica Argentina, propuso esta fecha como reconocimiento a la medicina en homenaje a Carlos Finlay, médico cubano, que descubrió el papel del mosquito transmisor de la fiebre Amarilla.

Se me ocurrió entonces hoy, en el Día del Médico, por qué no reivindicar y recordar a otros médicos que jugaron un papel trascendente en la medicina argentina, como lo fue Dr. Ramón Carrillo, primer Ministro de Salud Pública y Asistencia Social de la Nación y reconocido sanitarista en su labor en relación con la salud pública.

En 1929 Ramón Carrillo se recibe de médico en Buenos Aires con Medalla de Oro, siendo a los 36 años titular de la Cátedra de Neurocirugía de la Facultad de Medicina.

Antes de acceder al cargo de Ministro de Salud, tuvo una notable trayectoria como científico, realizando valiosas investigaciones sobre las células cerebrales, técnicas de diagnóstico neurológico, descubrió la enfermedad de Carrillo o papilitis aguda epidémica; describió en detalle las esclerosis cerebrales, reclasificó histológicamente los tumores cerebrales y las inflamaciones de la envoltura más íntima del cerebro, también propuso una "Clasificación de las enfermedades mentales", entre otras cosas.

En 1946, iniciando su primer período presidencial, el Presidente Juan Domingo Perón lo nombra al frente de la Secretaría de Salud Pública para ser luego, el primer Ministro de Salud Pública y Asistencia Social de la Nación.

Se ha dicho , y con gran acierto, que se dio la conjunción histórica de un pueblo decidido a pelear por sus derechos, un gobierno con decisión política a favor de la justicia social y un médico con una clara visión de las políticas públicas, que permitió se desarrollara en el país una verdadera revolución sanitaria.

Entre 1946 y 1954, año en que dejó su cargo, meses antes del Golpe de Estado, se construyen 234 hospitales, 60 Institutos de Especialización, 50 Centros Materno-infantiles, 16 escuelas Técnicas, 23 Laboratorios y centros de Diagnóstico, 9 Hogares-escuela y Unidades Sanitarias en todas las provincias. Evidentemente muchos de los aspectos que hoy los argentinos tenemos incorporados a la salud pública, tienen su origen en la manera en que este médico entendió que debía ser la función del estado en relación con la Salud. Durante su gestión como Ministro se realizaron campañas para eliminar endemias, logrando la erradicación del paludismo y bajando notablemente muertes por enfermedades como la tuberculosis de 130 cada cien mil en 1946 a 36 cada cien mil en 1951.

El Ministro Carrillo, impulsó también la formación política de los trabajadores de la salud, promoviendo la medicina social y dignificando la enfermería.

Desde la gestión de Carrillo se comenzaron a cumplir normas sanitarias incorporándose en la sociedad argentina como las campañas masivas de vacunación (antivariólica y antidiftérica) y la obligatoriedad del certificado para la escuela y para realizar trámites.

Logró reducir la mortalidad infantil a la mitad.

Se creó la primera Empresa Estatal (EMESTA) de producción de medicamentos para la entrega gratuita a la población.

Es posible que muchos argentinos no lo conozcan o ignoren su dignificante trabajo, quizá la explicación la encontremos, en que, como tantos otros, su figura y su obra fueron silenciadas luego del Golpe de Estado de 1955 por la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu hasta el breve tercer gobierno de Perón (1973-1974). En esta etapa fue generalmente reconocido, aunque sólo como mentor y ejecutor de un Plan Sanitario cuidadosamente diseñado y ejecutado, impartiéndose su nombre a numerosos hospitales e instituciones argentinas vinculadas a la salud pública.

Muchos años después, en el 2005 su hermano Arturo Carrillo, sin ningún subsidio oficial, logró terminar de producir un libro que exponía la magnitud de sus logros y sacrificios. A raíz de ello el 9 de diciembre de 2005 el gobierno argentino decretó al 2006 "Año de homenaje a Ramón Carrillo", produciéndose numerosos actos de desagravio y volviéndose a publicar las ideas de medicina social que guiaron su labor.

Recientemente por decreto del presidente Macri se funcionó Salud y Desarrollo Social por lo que ahora Salud de la Nación se administra a través una Secretaría, lejos de aquella visión de su fundación en marzo de 1949.

Los hospitales del país han sufrido diversos recortes, y entre ellos los profesionales de la salud, en muchos casos han sido despedidos, la falta de insumos y medicamentos no solo afecta la atención del paciente, sino un adecuado desempeño de la medicina.

La reciente jornada de protesta llevada a cabo por las y los enfermeros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires donde se aprobó una ley que elimina el estatus profesional de cientos de trabajadores de la carrera médica en el Sistema Público de la Salud, y que considera a los enfermeros personal técnico-administrativo; a ello se suma los pedidos de aumento salarial, cobertura de vacantes en hospitales y pase a planta permanente en todo el país.

Si analizamos que el presupuesto 2019 prevé una participación de los gastos totales en Salud del 0,8% del PBI, que si bien mantiene similar proporción a 2018, en un contexto recesivo, significa en los hechos una reducción real de alrededor de 2,2 % frente a la inflación. El ajuste que se planea profundizar tiene consecuencias concretas, como ejemplo se distribuirá 5,4 % menos vacunas que este año.

Es emblemático por otra parte, los recortes en el sistema de seguridad social del país como es el caso Pami, en donde hay millones de jubilados que ven cada vez más deteriorada la atención de su salud.

Teniendo en cuenta la intención clara que encierra el proponer el nombre de una calle, como homenaje y reconocimiento fue que recientemente presenté un Proyecto de Ordenanza para nombrar una calle de Saladillo, con el nombre de DR. RAMON CARRILLO, la misma se sancionó el último 13 de noviembre.

Es digno de los pueblos tener y crear memoria en pos no solo de homenajear en la letra y el recuerdo a quienes desde su trabajo dieron bienestar al pueblo argentino , sino un homenaje en donde se lo pueda tomar como referente y modelo a la hora de pensar políticas de Estado. Asignar el nombre de una calle a nuestra ciudad es colocar en la memoria a este hombre, Ramón Carrillo, médico santiagueño que murió a los cincuenta años, pobre, enfermo y exiliado en Belem do Pará, en Brasil, quien nos dejó una notable

marca no solo para la actividad científica sino por sobre todas las cosas en la política sanitaria del Estado.

Sus ideas han sido traducidas en acciones concretas en la obra antes mencionada, pues para Ramón Carrillo, "El Estado no puede quedar indiferente ante el proceso económico, porque entonces no habrá posibilidad de justicia social; y tampoco puede quedar indiferente ante los problemas de la salud de un pueblo, porque un pueblo de enfermos no es ni puede ser un pueblo digno".

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo