20 de marzo de 2019

Locales 04/01/2019

La muerte de María Villalba

Vivienda e instalaciones precarias

Habían pasado pocos minutos desde las 21:00 cuando la Policía recibió un llamado al teléfono de emergencias 101 donde alertaban sobre un accidente doméstico en el que una mujer había resultado electrocutada al querer enchufar un secarropas. De inmediato, la sargento Micaela Mongiano y el oficial Cristian Flores fueron al lugar. 

Al llegar a la precaria vivienda ubicada a la vera de la ruta nacional 205, los uniformados constataron que una joven de 24 años había sufrido una descarga eléctrica y pese a las maniobras de reanimación había fallecido. Allí se encontraba un bebé de tres meses, que lloraba. La imagen conmovió a los policías, quienes terminaron brindando un noble gesto de amor. 

El comisario Walter Barros indicó que "cerca de las 21:00 de ayer cuando uno de los hijos, de la joven, en este caso el mayor de 5 años fue quien habría dado aviso a un vecino de lo que había sucedido. En ese momento personal policial fue al  domicilio y, efectivamente la víctima se hallaba en el piso y a pesar de las maniobras de RCP la mujer de 24 años había perdido su vida de forma instantánea por una descarga eléctrica, cuando al parecer, habría querido enchufar en una zapatilla en mal estado un secarropas, estando descalza y con el piso mojado, aunque esto lo confirmarán las pericias".

La víctima fue identificada como María Fernanda Villalba, de 24 años, de nacionalidad paraguaya, aunque oriunda de Quilmes desde donde había arribado hace poco tiempo atrás. 

Barros agregó detalles ocurridos después del grave hecho. "Hace poco tiempo la sargento fue madre y su instinto maternal la llevó a hacer lo que hizo. Gracias a Dios y a su accionar, pudo calmar el llanto del bebé, luego de haber estado desamparado por la muerte de su madre". 

Agregó que "la sargento recibió las felicitaciones de todos los compañeros y como la historia se viralizó, también recibió muchos mensajes de apoyo por parte de los vecinos. Mucha gente considera que porque somos policías no somos seres humanos".    

El hecho ocurrió en una vivienda precaria a la vera de la ruta nacional 205. La víctima, María Villalba, tenía 24 años y murió electrocutada al intentar enchufar un secarropas cuando el piso se encontraba mojado. El bebé de tres meses como sus otros tres hermanitos quedaron en el Hogar de Tránsito y al cuidado de la actual pareja de la víctima, Pablo Aguilera, hasta tanto la Justicia determine.

Interviene la UFI II a cargo, nuevamente, del fiscal Alberto Sarramone, repuesto en su cargo.


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo