20 de marzo de 2019

Locales 09/01/2019

La muerte de un bombero

Toque de sirena y tragedia en el Conurbano

Al Cuerpo de Bomberos voluntarios, a sus miembros no les interesa si el servidor público es de Catamarca o el Gran Buenos Aires. Sienten su muerte como propia. Y los conmueve la situación vivida hace pocas horas, cuando un bombero de 18 años de la localidad bonaerense de Avellaneda murió tras responder a un toque de sirena y salir en su moto y ser embestido por un auto en el trayecto. En nuestra ciudad, esa situación se repite cada vez que se escucha la sirena. Por calles laterales y avenidas, bicicletas, moto vehículos, automóviles y camionetas, a toda velocidad, tratan de llegar al cuartel. Muchos de quienes circulan se ven sorprendidos y, otros, saben que eso sucederá. Ceder el paso, frenar o colocarse sobre la derecha de la vía de circulación son las consignas que no siempre se cumplen. Por ahora, parece no haber otra manera de comunicarse o convocar a los voluntarios disponibles. Ellos están, antes de intervenir en algún siniestro, en peligro, al igual que muchos de quienes conducen o caminan. Al borde de la tragedia.

El hecho citado ocurrió el lunes, cuando Joaquín Revainera se dirigía hacia el cuartel de Piñeyro para responder al llamado de emergencia. El chico, de 18 años, pertenecía a la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Echenagucía, Gerli y Piñeyro. 

"Lamentamos informar que, en un trágico accidente, falleció el Bombero Joaquín Revainera, integrante de nuestro cuerpo activo", publicaron en Facebook. 

El lunes, desde las 19:30, se hizo un velorio en el cuartel central de Gerli. Y este martes por la mañana, los restos fueron trasladados a un cementerio local. 

A partir de la tragedia, las condolencias se replicaron en los cuarteles y en asociaciones que nuclean a los bomberos de todo el país. También lo despidieron amigos, vecinos, ex docentes, y compañeros. (DIB)


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo