19 de abril de 2024

Locales 22/08/2023

"Lamento mencionarlo, pero yo se los habia dicho"

Opinión

El 30 de mayo de 2022, me refería en una carta de opinión a cierta percepción que tenía sobre la mirada del pueblo respecto de la militancia política, y comentaba mi parecer acerca de la necesidad de la participación: "Si no se entiende que es necesaria una democracia más participativa, entonces tampoco se quejen de la aparición de personajes que movilizan a los partidos tradicionales, por temor a perder una cuota de poder.

La Sociedad de nuestra Nación y de nuestra Provincia, no está teniendo buena mirada sobre la dirigencia política, con sueldos y otros gastos exuberantes, los arreglos bajo la mesa entre los Partidos que provocan renuncias de parte de sus representantes y otras actitudes que los medios de comunicación masivos se encargan de divulgar y amplificar, quizás con razón. Otros, se encargan de manifestar la desidia y publicitan a nuevos políticos que hablan de la "casta" refiriéndose a aquellos que ejercen las conductas políticas tradicionales.

Y me preguntaba si "¿No será momento de cambiar la forma de hacer política?"

Y agregaba un emoticón referencial.

El 22 de setiembre de 2022, en una nota de opinión sobre la muerte de la Reina del Reino Unido de Gran Bretaña, Isabel, amada y reconocida significativamente en su país; decía que su relación con el pueblo se había construido a base a respetar cuatro principios inmutables: deber, decencia, buen humor y tolerancia.

De cada uno de ellos daba ejemplos:

Deber: "Tener obligación de corresponder a alguien en lo moral".

Decencia: "Recato, honestidad, modestia".

Humor: "Buena disposición para hacer algo".

Tolerancia: "Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias".

Y advertía a los políticos que quisieran escuchar, que lo tuvieran presente en las próximas campañas, no sea cosa que el agotamiento del pueblo lo obligue a votar por algún antisistema. En términos médicos, "Curarse en Salud".

Claro, no tienen por qué tenerme en cuenta, porque a la larga no soy nada más que un ciudadano sin participación política militante. Simplemente opino por amor a mi país y a mis hijos, que merecen un país mejor.

Me da mucha rabia que la percepción se transforme en realidad y que lo que se avizora sea más pescado podrido.

Supongamos que el antisistema o anarco capitalista, como algunos lo llaman tenga la razón sobre muchos aspectos, como ya lo hemos oído, como la dirigencia política, la economía y otros factores, que ahora parecen que no serán tan rápidos en implementarse, deberá someterse a los designios de las cámaras de Diputados y Senadores que estarán representada mínimamente por su partido.

Entonces deberá negociar con las otras representaciones democráticas en esos ámbitos, con resultado incierto. Y entonces ¿adónde iremos a parar? difícil respuesta.

Si está medianamente claro por qué ganó, eso está expresado en mis dos comentarios del año pasado a los que hice referencia.

Y Patricia ¡Patapúfete! (diría el cómico Pepe Biondi). Tiene que luchar con ese 17%, logrado personalmente porque los votos de Larreta, como dicen muchos, son más massistas que para ella.

Encima, tendrá una lucha con Macrí con sus exabruptos, amigachin de Milei y racista político en CABA, al mencionar que "no quería que la Ciudad fuera gobernada por un radical"; partido que compone su coalición y dio una suma abundante de votos cuando a él le toco gobernar. Y extrañamente pocas voces se escucharon criticando esta actitud desde el centenario partido.

Creo que Bullrich debiera atreverse a jugar con lo que le molesta a la gente, y fue en mi apreciación el por qué de su derrota, las estructuras políticas y las súper estructuras que se generan en los gobiernos.

Actualmente se incorporan 184 empleados por día en el Estado, en sus tres niveles.

Comentario pobre se puede hacer por Massa, que puede terminar en un ballotage con Milei. Toda su

capacidad se demuestra actualmente en todas sus acciones, amigo de los empresarios prebendaríos, de los sindicalistas enriquecidos que forman verdaderos reinados sin renovación, y de una militancia que vota confundida, creyendo que sus ideas son las del viejo General.

Si así no fuera Dios y la Patria se los demande.

Por favor avísenme cuando la Patria empiece a demandar.

Luis Darío Nagore


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo