23 de septiembre de 2018

25 de Mayo 12/03/2018

Los estorninos y palomas ganan la batalla por goleada e invaden la Ciudad

Los pájaros llegan a desplazarse hasta 50 kilómetros para comer, pero a la noche para dormir se juntan en las ciudades

En pocos años, la alocada danza de los estorninos en los atardeceres veinticinqueñoss pasó de causar fascinación a provocar una gran preocupación entre los vecinos que ven que nada puede detener el avance de esa resistente plaga.

Los estorninos (Sturnus vulgaris) son aves originarias de Europa que están presentes también en algunos países de África, Asia occidental e incluso en Argentina. Se caracterizan por la formación de grandes bandadas que llegan a tener hasta 400 individuos, vuelan en bloques compactos, que se expanden y cambian frecuentemente de forma, curso y velocidad.

De acuerdo a relevamientos del científicos de CONICET, en Argentina se los introdujo en los años ?80 y, aunque no se conoce con certeza su origen, se cree que se los habría traído para ser comercializados y luego de una liberación o suelta accidental empezaron a reproducirse.

Mas allá del espectáculo que producen esas aves en el cielo veinticinqueño, la gente se queja porque es "inmunda" la acumulación de heces en las veredas y en cualquier superficie sobre la que vuelan o anidan. El olor de los excrementos es penetrante, pero además es muy complicado removerlos y peligrosos cuando entran por las vías respiratorias.

Uno de los espacios mas afectados en nuestra ciudad es la plaza principal y todos sus edificios aledaños. También se observa una alta presencia de palomas, que complican aún más una problemática sin por el momento solución alguna.

Los pájaros llegan a desplazarse hasta 50 kilómetros para comer, pero a la noche para dormir se juntan en las ciudades porque son espacios con menor presencia de depredadores.

Los científicos que estudiaron el comportamiento de estos pájaros, piensa que son invasiones biológicas cuya expansión habría que detener. Se han intentado distintas opciones para erradicarlos como la de talar los árboles, pero eso no dará ningún resultado porque pueden hacer sus nidos en lugares como farolas, tinglados, aleros o caños, para frenar su crecimiento poblacional eliminándolos no es como sacar una planta porque los animales expresan otro sufrimiento.

Fuente 25 Digital

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo