21 de junio de 2024

Nacionales 17/05/2024

Los patitos, en la cabeza

De dónde viene la nueva moda que empezó a ser tendencia en algunos barrios porteños

Al principio, solo un puñado de valientes se animaban a usarlos, pero de a poco se fueron sumando otros tantos, hasta convertirse hoy en una tendencia, que ha capturado la atención de transeúntes y curiosos: estamos hablando de las personas que pasean con un peculiar adorno de patitos amarillos en la cabeza. Si bien es un fenómeno que se observa con mayor claridad en las grandes urbes, como la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba o Rosario, lo cierto es que los patitos están en todos lados. Pero, ¿de dónde surgió nueva moda? ¿llegó para quedarse?

Estos patitos, disponibles en plástico y peluche, algunos personalizados con gafas de sol o pañuelos y luces, se han convertido en un accesorio de moda en sí mismos, enganchados a la cabeza mediante un resorte y un ganchito que les permite balancearse de manera divertida. 

Este estilo, que se hizo popular en las redes sociales, trascendió las fronteras de las pantallas y parece instalarse en la vida cotidiana. Ya no resulta llamativo ver a gente caminar con patitos en la cabeza, particularmente en zonas porteñas como el Barrio Chino y en Belgrano, e incluso en los alrededores de la Feria del Libro. 

El origen de estos patitos es incierto, pero las teorías sugieren que su popularidad puede estar vinculada a influencias culturales de Japón, especialmente del animé, donde los personajes a menudo llevan objetos adorables en la cabeza.

También, hay quienes creen que estos juguetes, conocidos también como patitos kawaii, tienen su origen en el ambiente artístico de Países Bajos. En tanto, otros sostienen que su uso, más allá de la procedencia, trae buena suerte y alegría. 

El primer antecedente de esta moda se registró en 2023, en Perú: empezaron a verse en eventos gastronómicos y en ferias, donde los comerciantes los ofrecían por doquier. En la actualidad, también se pueden ver en distintas ciudades de México.

Esta dinámica no se limita a una simple hebilla en la cabeza: hay quienes optan por llevar los patitos en el hombro o en la solapa de la ropa. Estos accesorios se han convertido en una forma de expresar optimismo y alegría. Es que, a cada paso, los patitos balanceándose arrancan sonrisas y comentarios, convirtiéndose en un elemento disruptivo y alegre en la vestimenta diaria.

Aunque pueda parecer una moda trivial o pasajera, lo cierto es que los patitos amarillos son una muestra de cómo una idea puede propagarse rápidamente y adaptarse a diferentes contextos culturales.

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo