18 de enero de 2021

Editorial 05/02/2020

Martín Borrazas, tan jovencito y tan "gorila"

El "presidente" de la juventud del PRO radical bonaerense

No es ni será el único que se ha mantenido prudentemente en silencio en la provincia de Buenos Aires durante los últimos años. No se conocen declaraciones suyas ni de otros jóvenes o ex funcionarios "radicales" sobre el aumento de las tarifas de energía eléctrica o gas, por ejemplo, entre 2016 y 2019. Tampoco sobre desempleo, pobreza, hambre o miseria.

Sin embargo, el joven Borrazas está rápidamente preocupado y, exultante, solicita la expulsión de Ricardo Alfonsín de la UCR por haber aceptado su cargo de embajador en España que le ofreciera oportunamente el presidente Alberto Fernández,

Y muy preocupado por lo que significa ese hecho y cómo hará el chascomunense para explicar algo sobre Venezuela; Nisman o Irán. 

Lo de este joven "gorila" es tan patético como lo expresado por varios saladillenses en las últimas horas. La "grasa" militante les molesta así como lo expresara su impresentable "correligionario" González Fraga. Ellos siguen denominando "peronismo" a un partido tan extinto como el radicalismo, claro. Tampoco parecen saber que la gran mayoría de los votantes del Frente de Todos no fueron ni son ni serán "peronistas". Con una diferencia que no es sutil: no son antiperonistas ni gorilas.

El funcionario de Desarrollo local, Vladimir Wuiovich escribe en las redes que "no voy a discutir si está bien o está mal que Ricardo Alfonsín haya aceptado ser Embajador en España. Ni tampoco si debe irse del partido o no. Lo que sí creo es que esto estaba arreglado desde hace tiempo por eso jugó a favor del Frente de Todos en las elecciones con sus declaraciones y acciones, incluso con el 'apoyo' a Lavagna. Tanto Ricardo cómo muchos de los que los  siguieron en los municipios fueron funcionales al Frente de Todos porque focalizaron sus campañas de manera totalmente destructiva tanto en Nación, como en Provincia y como en los Municipios (sobre todo y exclusivamente a los gobernados por radicales).

Eso es deshonesto. Hubiese sido más digno que lo blanquearas, Ricardo, desde el inicio y en un sistema político dónde los partidos tradicionales están en decadencia y pocos pueden tirar la primera piedra a la hora de las decisiones de alianzas y de rumbos, hubiese generado polémica pero tenías más defensa.

Todos queremos y deseamos que al Gobierno le vaya bien en todos los niveles y por ende también a vos Ricardo, que sos el hijo del gran Raúl, pero el único parecido que tenés es físico. Suerte en la gestión."

Ni una palabra expresa el irónico Vladimir Wuiovich sobre lo que significa haber sido funcional a Macri durante cuatro años, al menos. Y, como tantos otros, nombra a Raúl Alfonsín sin sonrojarse siquiera. Quienes dejaron clavados los mástiles de su bandera rojiblanca en la quinta de Olivos siguen hablando del ex Presidente al que traicionaron abiertamente y de todas las formas posibles. Así enarbolan hoy una bandera amarilla.

Sin dudas, no pueden comprender cómo alguien que pudiera estar vinculado a lo que fuera la UCR ose sentarse a dialogar con alguien que se diga "peronista". El "gorilismo", algo incorporado en vastos sectores del PRO (ex UCR), no parece compatible con la política amplia, racional o con criterio que muestran algunos "correligionarios".

El ex intendente Carlos Gorosito tampoco comparte la actitud del hijo del ex Presidente. Es más racional en sus conceptos pero expresa que hubiera preferido ver a "Ricardo recorriendo el país". ¿Es que podría haber algo más inútil que recorrer el país en nombre de la nada misma?

Sin embargo, también desde el mismo sector político, el doctor Gabriel Arsuaga enumera conceptos diferentes sobre el mismo hecho. También el doctor Claudio Massaccesi desde otra alianza.

La Juventud radical bonaerense es afecta a realizar reuniones y vender estatuillas del ex presidente.

Esa comercialización de la imagen sería creíble si utilizaran criterios políticos compatibles con el ideario y la historia de Raúl Alfonsín, antes, durante y después de ser presidente, también.

Sufren el mismo síndrome sectores del PJ y la UCR, acá y allá. Deliran. No escuchan, no leen, no entienden nada, no saben lo que está sucediendo o lo que le pasa a la gente del común. Por eso, mientras siguen "rosqueando", pueden estar necesitando recordatorios o tareas para el hogar. Por ejemplo, escuchar algunos discursos de los dirigentes. Pueden ser de Raúl, de Cristina o de Alberto, en los últimos meses.

Al menos para saber por dónde pasa la realidad o cómo viene la mano. No es tan difícil. La segunda tarea es más difícil y, al parecer, casi imposible: dejar de ser tan "gorilas" como el joven dirigente del PRO, Martín Borrazas.

AVG


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo