26 de abril de 2018

Opinión 16/04/2018

Nada como fundirse en un abrazo

Opinión

Lo han decretado los científicos: abrazar es bueno para la salud.

Y los estudios que avalan semejante afirmación no son pocos. Un trabajo de la Universidad de Duke los calificó como esenciales para la vida y refirió las consecuencias que su falta tiene, por ejemplo, en los bebés, capaz de afectar su desarrollo intelectual, mientras que el sueño y su crecimiento se fortalecen cuando los reciben.

Otros especialistas ponen el acento en la liberación de oxitocina, -llamada la hormona del amor-, que se genera al dar un abrazo, y la sensación de bienestar que eso conlleva.

Algunos más remarcan la incidencia del gesto a la hora de reducir la presión arterial.

Desde el área de la psicología enfatizan en cómo esa simple acción de rodear con los brazos a alguien tranquiliza, reconforta, calma la angustia y aleja los temores.

Más allá de todas estas bondades lo cierto es que el abrazo es una de las manifestaciones amorosas, más nobles, más entrañables y más fuertes de que el ser humano es capaz.

Ya lo escribió hermosamente el español Antonio Gala:

"Que ningún juez declare mi inocencia | 

porque, en este proceso a largo plazo, | 

buscaré solamente la sentencia |

a cadena perpetua de tu abrazo".

Sea que se trate del que se prodiga una pareja, o el que enlaza a amigos, compañeros de ruta, o simples desconocidos unidos por una situación puntual .

Sea que denote amor, afecto, camaradería, apoyo o consuelo, nada hay comparable a ese fundirse con el otro, sin palabras, en silencio.

Un gesto único e irrepetible que aleja, por un instante, todas las inclemencias del mundo.

Silvia Fesquet | Domingo 15 abril

(Gracias Francisco Amoroso)


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo