23 de enero de 2019

Editorial 31/08/2018

Panorama | Hacia un abismo anunciado

Sin sorpresas

El texto que sigue fue escrito por el firmante de esta nota el 22 de marzo de 2016. Para que no se alteren aquellos que han insistido, durante estos casi tres años, solo en profundizar el odio, dejando de lado análisis racionales, con algo de profundidad y algún fundamento. A quienes dejaron de lado el sentido común, si quieren los más simplistas, a la hora de tratar de saber lo que, en realidad, nos está sucediendo. Para aquellos y aquellas que ahora acusan a quienes sólo hacen referencia o tratan de buscar una explicación fundada en nuestro pasado desde la recuperación de la democracia. Los mismos que mintieron y ocultaron con descaro durante meses hoy dan lecciones de democracia y economía y, por un lado, culpan al Gobierno en tanto por otro "tildan" de golpistas (algunos agregan "peronistas") a quien trate de opinar desde la oposición (también democrática) a estos gobiernos en cualquier estamento. El delirio persecutorio y la teoría de la conspiración permanente, afloran en quienes culpan de esta gravísima situación a Turquía, Brasil, Trump, China, las fotocopias, los bolsos, las turbulencias, las tormentas de frente o de costado. Nunca serán responsables los funcionarios actuales que navegan entre la ineptitud manifiesta o la complicidad absoluta. Nunca ese PJ y esa UCR que navegan desde hace tiempo entre la más absoluta inutilidad y la manifiesta extinción de sus principios e ideologías, a favor del "mercado". Nunca el FMI. La culpa es del otro, siempre. Y si no es del otro, con seguridad, es de la "otra".

22 de marzo de 2016:

ALGUNOS DATOS: en realidad, el tema de la quita de subsidios a las tarifas, que el gobierno anunció, comprende una mentira de base, que casi nadie explica. Desde la Cooperativa Eléctrica de Saladillo, quizás desde el lugar menos pensado, se desmiente esa falsedad esgrimida, por citar ejemplos, por el bloque de Cambiemos en la sesión de anoche. No es como afirmó, de manera incompleta, el concejal Marcos Macagno que la Cooperativa Eléctrica invirtió y en buena hora sino que es como afirma el Gerente de la CES Omar Abarca: "las 200 Cooperativas que brindan servicio de Energía invirtieron". Entonces hay que hablar en serio. Se repite como letanía que miles de usuarios estuvieron sin luz en la CABA o sectores del Conurbano. ¿Cuántos? ¿Cuarenta mil? ¿Cien mil? ¿doscientos mil? En Saladillo, ¿cuántos usuarios y cuánto tiempo sin energía? Hay 13 millones de usuarios en nuestro país. Haga usted el cálculo sin mirar la tapa de algunos diarios. Ese y todos los cálculos, antes de expresarse. Otros hablan de que "la gente derrochaba". 

Así, el hombre que escuchaba la sesión, dijo que "nos siguen tomando por idiotas a punto tal que deberíamos ir en procesión a devolver equipos de aire acondicionado, ventiladores, calefactores, microondas y hornos eléctricos porque somos un grupo de imbéciles a los que no les gusta mejorar su confort o vivir un poco mejor sino que nos gusta derrochar porque el "kirchnerismo" nos "quemó" la cabeza y ahora viene la solución porque el Estado no va a subsidiar más la tarifa (cuestión analizable, claro) pero nosotros, "los giles", vamos a pagar contentos y con globos de colores en nuestras manos porque la culpa es de la "herencia". El argumento es que a causa del atraso tarifario, no se han podido realizar las obras necesarias para que el transporte de energía sea adecuado y no se produzcan cortes a los usuarios. ¿Volvemos a la falta de inversión?".

El ministro Juan José Aranguren dijo que los transformadores tienen 40 años de antigüedad. Pero la realidad es que las empresas, durante todos estos años, han venido percibiendo la tarifa que correspondía, porque el Estado, precisamente, subsidió la diferencia entre lo que se debía cobrar y lo que se cobraba. ¿O no recuerda el lector la leyenda "Usuario con subsidio del Estado Nacional" en la factura de la Cooperativa Eléctrica? ¿Qué piensa el lector? ¿Que la CES subsidiaba? No, la CES, percibió ese subsidio y lo trasladó al usuario por si no le queda claro. 

Y además de recibir las tarifas que necesitaban, como en el caso de las Cooperativas, hay que afirmar que las grandes empresas, también hicieron grandes negociados.

De modo tal que las obras que no se hicieron no son por una cuestión tarifaria, sino por la falta de responsabilidad de las empresas (y falta de controles, además) y por corrupción. Sus balances así lo demuestran.

A partir de esa falsedad de base, nos dicen que se deben aumentar entre el 150 y 500% o más las tarifas, para que podamos tener energía eléctrica.

El hombre seguía escuchando. "Entonces, por un rato, hagámonos los tontos y supongamos que es cierto lo que nos dicen. Entonces, preguntamos si antes de destrozarle la economía a 13 millones de usuarios, eliminando los subsidios, por citar una posibilidad, ¿no sería preferible buscar otras formas asociativas, por ejemplo entre las empresas y el estado? Sería también una manera de conseguir financiamiento para infraestructura, mejoramiento e importante principio de solución de la actual situación. 

Eso es solo una probabilidad, un concepto o una idea. Hay muchas más, antes de que alguien siga pensando que gobierna a un atado de mulas enajenadas que no entienden cómo es esta historia y cómo son las tantas mentiras que nos dicen todos los días y todas las noches.

En definitiva, no debe preocuparse tanto el doctor Alejandro Armendáriz por los voceros opositores sin paciencia que auguran fracasos a este gobierno. No es tan así. Algunos de los que hablan son impresentables, es cierto. Pero este gobierno va a fracasar porque todos aquellos que aplicaron la misma receta, no sólo fracasaron sino que destruyeron el país, aunque hay que reconocer que algunos se "salvaron". 

Y causa pena escuchar a personas inteligentes expresar que "en este país había superávit energético y ahora es un desastre". Habrá que ir al Cementerio a averiguar cuánto consumen sus "habitantes" y si se realizó alguna inversión en los últimos años. Los muertos no consumen energía eléctrica. En este querido país hubo superávit energético, claro que sí. En ese sentido, el firmante de esta nota asegura que si se compara la energía que se consume en el Cementerio con la capacidad instalada de la CES, también tenemos un superávit energético no creíble. ¿Cómo no va a haber superávit cuando no hay consumo?

¿Se podrá hablar en serio en algún momento? Ya está bien.

Alberto Víctor García


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo