18 de diciembre de 2018

Provinciales 04/12/2018

Salud y crisis económica

Aumentan las enfermedades cardiovasculares en personas cada vez más jóvenes

Los doctores Sergio Mauro y Gustavo Bruno, cardiólogos del Hospital Municipal, se refirieron a la salud en un contexto de crisis económica y social como el que se vive.

Los problemas sociales que generan las políticas económicas afectan de manera muy diversa a la sociedad, entre ellas, la salud de las personas, más precisamente en enfermedades coronarias.

En un contexto en que cada vez más se cierran empresas y aumenta la desocupación, muchas familias deben hacer cambios en la vida diaria, por ejemplo, la alimentación y stress, que muchas veces genera depresión.

Así lo expresaron los doctores Sergio Mauro y Gustavo Bruno, especialistas en cardiología del Hospital Municipal, quienes fueron entrevistados en el programa  "Buenos Días", que se emite en  Radio Chivilcoy.

El doctor Sergio Mauro, expresó: "Se conjuga una serie de factores, que influyen en forma negativa para la aparición de cualquier tipo de dolencias. El corazón se va tornando vulnerable desde la primera infancia, sobre todo a lesiones de la arteria coronaria, que es la principal causa de muerte".

 "No es raro ver niños de 3, 4 o 5 años con el hígado graso, que es el primer paso para la enfermedad cardiovascular" y agregó que "esto es un problema actual, pero tenemos que plantar qué vamos a hacer de acá a 20 años con estos chicos, que no van a ser como nuestros padres, que tuvieron una enfermedad cardiovascular a los 60, porque la van a tener a los 30 años".

En tanto,  Gustavo Bruno añadió: "Identificamos que un factor determinante es el stress, que es el mecanismo que tiene el cuerpo para adaptarse al entorno. El stress es una reacción positiva, que se manifiesta, de acuerdo a la demanda. Es el que te da el alerta, pero también hay un límite. Cuando el stress pasa a ser un distress, empiezan los problemas. Las crisis económicas te llevan a esta situación, porque el entorno se complica y la persona no lo puede manejar, no está preparado para eso".

¿Cuáles son  los síntomas de distress, ocasionado por el entorno socioeconómico?

(Sergio Mauro) Inestabilidad emocional. He recibido a personas que tuvieron infarto a los 40 años, no fumador, activo, que no estarían dentro de quienes deberían tener un infarto. Pero, al hablar con él, vas a encontrar emoción negativa, aumento de la irritabilidad, trastornos del sueño... También la hipertensión es una de las cosas que más aumenta en este tipo de situaciones. La pérdida de trabajo, que es el gran organizador social y familiar, es un condicionante porque genera angustia, que se traslada a la familia.

(Bruno) Y ni hablar de los medicamentos, porque al perder la obra social, dejás de medicarte para temas como la presión y para el colesterol. Son 2.000 pesos por mes.

¿Es asintomático el distress?

 (Bruno) También se asocia con los trastornos gastrointestinales, que repercuten en el sistema cardiovascular, porque el proceso del metabolismo, de absorción y eliminación de alimentos, se trastoca, ya que la persona empieza a cambiar la forma de comer. Adquiere alimentos menos costosos y que están basados, principalmente, en hidratos de carbono y mucha sal.

Cuando se sufre de distress, dejás de hacer las cosas que hacías antes. La persona no se alimenta correctamente y deja de hacer actividad física, lo que conlleva a un aumento de peso, que acelera la aparición de enfermedades cardiovasculares. En la crisis del 2001, de acuerdo a datos de la Asociación de Cardiología Argentina, Argentina tuvo un aumento del 46 por ciento de enfermedades cardiovasculares. Ahora vemos que, además, baja la edad en los pacientes.

¿Qué problemáticas cardiovasculares ven en la actualidad?

(Mauro) También las adicciones aumentan cuando hay crisis, debido a la vulnerabilidad emocional. El 30 por ciento de los infartos en menores de 50 años, es por arritmia grave y muerte súbita. Los métodos de diagnóstico son importantes, pero nada aporta más que el conversar con los pacientes sobre su situación socioeconómica, los médicos no podemos prescindir de eso.

(Bruno) Hay modelos, como el que funciona en el país, que restringen la inversión en salud en sectores más vulnerables, por ejemplo, los afiliados al PAMI. Esa gente empieza a caer en el sistema público de salud y se origina una sobredemanda. En Chivilcoy, el Hospital Municipal, está teniendo cada vez más consultas que antes eran de obras sociales. Hoy, tener a un paciente en terapia intensiva es costosísimo para el estado.

(Mauro) Tiene que haber una política sanitaria. No puedo tener a un psicólogo en un dispensario, que va a atender a personas que han quedado sin trabajo, con un sueldo por debajo de la línea de la pobreza. Cuando no hay dinero, debe aparecer la gestión y la planificación.

¿Qué consejos se pueden dar para morigerar estos efectos de la crisis en la salud de las personas?

(Bruno) Insistimos en que los hábitos saludables, siempre son más baratos que cualquier medicamento. Recomendamos no dejar de hacer actividad física, seguir una alimentación saludable y no dejarse ganar por la depresión. Lo que hace la crisis, es sacar de foco a las personas, las hace mirar para otro lado. El foco debe estar en la familia, en el grupo familiar, en uno mismo.

(Mauro) En el contexto individual, tratar de combatir el aislamiento, es necesario abandonar la apatía y dejas de lado la condena social, porque se estigmatiza a las personas que dejan de tener trabajo.

Fuente La Razón de Chivilcoy

 

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo