10 de diciembre de 2019

Internacionales 01/05/2019

Se cumplen 25 años de la muerte de Airton Senna

Un cuarto de siglo después, su imagen sigue asociada a marcas comerciales y campañas sociales

Su casco amarillo con una franja azul y otra verde hizo historia en las pistas y su genio marcó a una generación de brasileños que aprendió con Ayrton Senna, para muchos el máximo mito deportivo de su país, a agitar con orgullo su bandera. 

Cuando el piloto, con apenas 34 años, se estrelló el 1º de mayo de 1994 contra el muro de la curva de Tamburello, en el circuito italiano de Imola, no sólo enmudeció a su país natal. El accidente conmocionó a millones de personas que vieron en televisión, en tiempo real, la triste despedida del carismático y controvertido ícono.

Un cuarto de siglo después, su imagen sigue asociada a marcas comerciales y campañas sociales. Es el último gran ídolo brasileño, para muchos incluso mayor que el mítico Rey Pelé.

"Vivíamos los años 80 con hiperinflación y recién había acabado la dictadura militar. No tenía mucho sentido sentir orgullo de Brasil, pero Senna fue por el mundo llevando la bandera como un símbolo que enorgulleció a tantos brasileños", dice Alexander Grünwald, periodista especializado en automovilismo.

A juicio de Grünwald, el legado de Senna fue "transformar el deporte". Su diferencial, además de ser un piloto excepcional, fue el de atender otros aspectos, como la preparación física y mental, entender al vehículo y la tecnología y cuidar su imagen.

Fuente 25 Digital 

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo