18 de agosto de 2019

25 de Mayo 26/10/2018

Se cumplen 38 años de la muerte de Galíndez

Como copiloto de TC en 25 de Mayo

"La absurda muerte de Galíndez y Lizeviche": A las 12.50 se largó la final de Turismo de Carretera. El Chevrolet 19, cuya tripulación formaban Antonio Lizeviche y Víctor Emilio Galíndez, partió desde la décimoprimera fila, de acuerdo con su ubicación -11- en la serie inicial. Pero el debut como acompañante del ex campeón mundial de los medios pesados duró apenas 6kilómetros, ya que debieron desertar al final de la recta principal, en el cruce de las rutas 51 y 46, por un inconveniente en la caja de velocidades.

Lizeviche y Galíndez (éste utilizaba un buzo antiflama que le prestó el corredor) iban caminando, mientras el público los saludaba. Al llegar a la tranquera de la estancia San José, donde había unas treinta personas (llevaban recorridos 2.000 metros), se detuvieron a charlar con el piloto del auto 9, Miguel Ángel Atauri, quien estaba detenido por problemas mecánicos. Según los testigos, Atauri se ofreció a llevarlos -una vez que arrancara su coche- hasta los boxes. Pero Lizeviche y Galíndez prefirieron seguir caminando. Mientras lo hacían, saludaban desde el costado de la cinta asfáltica a los autos que pasaban por el lugar a una velocidad estimada en los 250 kilómetros horarios.

A las 13.24 el Falcon de Marcial Feijoó cumplió su sexta pasada frente a los boxes. Iba junto a Antonio Bautista y Daniel Corso, según las planillas. Estaba colocado en la 23° posición, con una vuelta perdida.

Antes de llegar al lugar descripto anteriormente, la cola del vehículo se movió y se puso de costado, perpendicular a la ruta. El motivo del trompo no pudo ser conocido, aunque hubo quienes afirmaron "que les pareció que Feijoó se tocó con otro auto". En menos de dos segundos se produjo el terrible impacto. El auto de Feijoó embistió con su lateral derecho a Lizeviche y a Galíndez, quienes salieron despedidos. Lizeviche y Galíndez murieron en el acto. Feijoó continuó su marcha descontrolada, volcó y el coche quedó estacionado sobre unos troncos a 20 metros del camino".

Hoy al cumplirse 38 años de su muerte evocamos a este enorme campeón que fue Víctor Emilio Galíndez, una criatura que supo noquear a sus feroces rivales sin el reconocimento popular que merecía. Sobre el ring fue un campeón excepcional. Debajo del ring tomó casi siempre decisiones equivocadas. La última le costó la vida.


Crédito: Infobae y @maxiiroldan

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo