23 de enero de 2022

Locales 28/04/2021

Sergio Sinisi: "La única salida es la responsabilidad colectiva"

Opinión

Hoy luego de leer las medidas anunciadas por el gobierno municipal me invade la pregunta ¿Nos toman el pelo? No es novedad que la pandemia por Covid-19 esta sumando día a día nuevas víctimas fatales que cada vez nos tocan más de cerca porque son nuestros vecinos, familiares, amigos, compañeros de trabajo. 

Lentamente el virus nos va mostrando su peor cara, la que nadie quiere asumir porque es dolorosa, pero es la verdad. El hospital con el índice ocupacional de cama cerca del 100%, con un personal agotado y agobiado, con recursos que son cada vez más finitos (y no por falta de presupuesto, sino porque no se consigue), entonces me pregunto ¿Qué esperamos hacer? Y digo esperamos, y me incluyo, porque como sociedad hemos fracasado frente al coronavirus, porque esquivamos la realidad general para entender la realidad individual que no es la misma para todos y opinamos y discutimos desde ese micro mundo con nuestras subjetividades, pues yo les voy a contar como vivimos la realidad quienes trabajamos en salud.

Resulta que desde marzo del 2020 cuando la inminente ola de Coronavirus azotó a nuestro país igual que al resto del mundo los trabajadores de la salud nos pusimos al hombro la lucha contra esta pandemia y buscamos las mejores estrategias posibles para paliar la situación, rápidamente comenzamos a leer, rever protocolos, adaptarlos a nuestra realidad hospitalaria dando respuesta a todos los vecinos de nuestra ciudad y así transcurrimos con altibajos todo el 2020 pero la pandemia no terminó y continuamos en el frente cada día más cansados, más permeables en nuestras emociones, más agobiados.

Hoy la situación actual es crítica, muy critica en toda la provincia, es por ello por lo que me duele que el gobierno local nos tome el pelo y salgan con bombos y platillos a anunciar medidas obsoletas que nada tiene que ver con la realidad epidemiológica local sino con los caprichos de un sector de la sociedad que presiona constantemente desde la comodidad de sus casas.

El gobierno municipal se empeña en anunciar medidas que tienen mucho costo económico y poco impacto epidemiológico-sanitario, recuerdo el dinero que se invirtió en los controles a los ingresos a la ciudad, las camas que se armaron en distintas instituciones para internación de pacientes leves (con un índice ocupacional de cama bajísimo), la falta de seguimientos a pacientes con Covid y las altas prematuras. Recuerdo a un concejal del oficialismo justificando el aumento de tasas para seguir invirtiendo y nombraba en un punteo todo esto que nombre anteriormente y algunas cosas más en las que si me parecía una buena inversión como el convenio con la universidad del centro, pero el resto personalmente lo vivía desde adentro y sabía que era irrisorio e irreal lo que decía.

Lograron que el pueblo se divida en disputas banales de vacunas si vacunas no, escuelas si escuelas no, corriendo del foco de atención (como siempre) de la realidad que soslaya a nuestra ciudad.

Llegará un momento (esperemos que no) en que nuestro sistema sanitario local se verá saturado, sin capacidad de respuesta y es eso lo que me preocupa. ¿Qué vamos a hacer? ¿Vamos a impartir culpas los unos contra los otros? ¿De que serviría eso? En ese momento ya nada tendrá sentido y será tarde para el arrepentimiento y seremos todos los que paguemos las consecuencias, porque si algo que dejo en claro este virus es que no hay distinción de clases ni beneficios, nos ataca a todos por igual y nos pone en jaque constantemente.

Hoy debemos entender como sociedad que hay que definir si queremos frenar realmente el virus o seguir siendo hipócritas desde la comodidad de nuestras casas compartiendo luego cadenas de oración. Nuestra situación es critica y nuestros vecinos se están muriendo, seamos responsables y exijamos como sociedad medidas sanitarias serias acordes a nuestra realidad, la que nadie quiere ver. Deberíamos hacer una autocrítica y trabajar por el bien común para poder salir de esta situación todos juntos, cuidarnos, utilizar el barbijo cubriendo la nariz y la boca, evitar las reuniones sociales, no concurrir a espacios con mucho caudal de personas, lavarnos las manos y respetar las distancias. 

De esta situación nos salvamos todos juntos.

Licenciado Sergio Sinisi

MP. 159598

Mg. En Salud Pública

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo