25 de marzo de 2019

Editorial 16/12/2016

Tasas | Aumento, entre desprolijidades y 'promesas'

El 37 por ciento más en general

Finalmente, las tasas y fondos especiales en general, fueron aumentadas en un 37% pese a otros porcentajes mayores en algunos ítems. Se produjo así el debate en el recinto. Como nunca antes la Asamblea de concejales y mayores contribuyentes que nunca se sabe para qué se realiza ya que estos últimos aparecen, salvo contadas excepciones, como elementos decorativos, abordó cuestiones de fondo y de forma.

El cambio de signo político en la Provincia y la Nación, mal que les pese a algunos, juega un rol y ello obliga a modificar posturas que, con el paso del tiempo muestran incoherencias. Y esto es aplicable según quien gobierne. En municipios donde gobierna el Frente para la Victoria, con toda lógica, es ésta la agrupación política que impulsa los aumentos a partir de sus intendentes y a través de sus concejales teniendo en cuenta, claro, la correlación de fuerzas.

Los incrementos de tasas están fuertemente ligados al Presupuesto y esta ley de leyes a tironeos y presiones políticas, habitualmente llamadas negociaciones a las que muchos, de manera vulgar, denominan 'roscas' como la que hoy se adivina en la Legislatura bonaerense, por citar un ejemplo. 

El Ejecutivo de nuestra ciudad debió enfrentar durante 2016 los aumentos tarifarios en los servicios esenciales, como electricidad, gas y combustibles, al igual que los vecinos, entre otros aumentos y devaluaciones. Siempre se habló, en tantos debates inconducentes, de la inflación pasada y no de la futura. Este año fue y será igual. Así, no aparece como desmedido el aumento porcentual aprobado.

Pese a ello y a las posturas esgrimidas por los concejales y mayores contribuyentes de Cambiemos y el Frente Renovador esta fue la última Asamblea en la que se analizaron cifras y porcentuales casi de manera impune. Debiera ser así por el compromiso asumido por las mayorías oficialistas ante la andanada descargada por el Frente para la Victoria.

Es que la impunidad dominante durante los últimos años, esa manía de copiar y pegar, tuvo un límite.

Las desprolijidades y verdaderos mamarrachos impresos deberán ser sometidos rápidamente a un profundo análisis que modifique la carga impositiva, la haga correctamente progresiva y merecedora de un tratamiento adulto y consistente, algo que evite correcciones en el aire o en medio de una sesión.

Los concejales de Cambiemos que no se hacen cargo ni del nombre de su bancada, aún no se han hecho cargo de los desquicios ocurridos durante 2016 en materia de tarifas o en materia económica más allá de las fronteras locales. Ya saben que la inflación de 2017 superará largamente el 25 por ciento, mucho más cuando se anuncian aumentos en los servicios esenciales. Deberán hacerse cargo también, políticamente, de lo que está sucediendo en nuestra ciudad. En esta oportunidad hubo un tibio reconocimiento a los planteos realizados por la bancada del Frente para la Victoria que equivocó el camino con la 'retórica' de la inflación futura. 

No se equivocó el FpV en el análisis de la ordenanza impositiva y en las recomendaciones, criterios aplicados y estudio de la legislación vigente.

En el balance, en el recinto, salvo algunas correcciones obligadas, se minimizó y subestimó a la oposición y sus presentaciones.

En el futuro ya no habrá pizzas, atados de cigarrillos, jardines de Infantes o herencias recibidas kirchneristas. Ya está bien.

Hay que dejar de lado, totalmente, la impunidad y ponerse a trabajar. Y habrá que mirar un poquito más en profundidad alguna herencia de la que nunca se habló, con claridad, esa que explota con líquidos nauseabundos desde el centro de la tierra o se prende fuego en el basural. Lo que sucede hoy no es mágico. Sigue teniendo que ver con el pasado de décadas; con la imprevisión, la falta de planificación, la impunidad y la subestimación gobernante. 

Cambiemos, un poco más, al menos, para diferenciarse con claridad y poder profundizar en temas fundamentales para los vecinos y para quienes gobiernan por su voluntad. 

Ahora, todos los concejales oficialistas asumieron otro compromiso. No es la primera vez que lo hacen algunos. Deberán cumplirlo.

En definitiva, si Mauricio y María Eugenia han 'cumplido' a rajatabla sus promesas, bueno sería que aquí también se cumplan.

(AVG)


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo