4 de diciembre de 2020

Provinciales 19/11/2020

Una nueva estafa telefónica en Olavarría: "Sabía todo de mí"

Un hombre se hizo pasar por empleado de Desarrollo Social y estafó a una joven de 20 años

Una nueva estafa telefónica se produjo en la ciudad. La damnificada es una joven azuleña de 20 años que vive en Olavarría y tiene dos hijas. Recibió el llamado de un hombre que se hizo pasar por empleado de Desarrollo Social y la estafó.

El viernes pasado un hombre que dijo llamarse "Pablo Basto" se comunicó con ella a través de una llamada de WhatsApp. "Era medio raro pero me dijo que me llamaba por WhatsApp porque por ahí tenía las llamadas monitoreadas". Para entrar en confianza el estafador le hizo anotar su "número de matrícula" y le dio la dirección de su lugar de trabajo en la Ciudad de Buenos Aires, que coincide con una oficina de Anses ubicada en la avenida Córdoba al 700 en el centro porteño. 

A lo largo de la charla el estafador le fue dando a la mujer sus datos de manera certera: tenía su nombre completo, su número de documento y sabía cuántas hijas tenía. "Yo pensaba que era verdad porque todo cerraba. Sabía todo de mí". Tenía el plan estudiado a la perfección. 

En principio le comunicó que se le había otorgado un terreno. Además, le informó que tenía pendiente el pago de dos IFE, lo cual es cierto porque ella solo recibió el primero de este beneficio otorgado por el Estado nacional. Para hacerse acreedora del dinero necesitaba una tarjeta de débito para que le otorgaran esos $20.000.

La joven le dio los datos de la tarjeta de su suegra y el estafador le pidió otra. "Podían depositar solamente $10.000 porque supuestamente tenía una deuda y necesitaban otra tarjeta que no podía ser la de la asignación porque no tenía soporte técnico", cuenta la víctima. Le dijeron que quedaba ese dinero congelado en la cuenta y que el lunes debía acercarse al banco para retirarlos. Lo que estaba sucediendo en realidad es que esa cuenta no tenía dinero depositado y por eso no podían quitarle nada.

Con la segunda tarjeta sucedió algo similar. Luego de varios minutos decidieron acercarse hasta un cajero automático y certificar si el dinero efectivamente se encontraba depositado. Allí se dieron cuenta que se trataba de una estafa y que habían usado datos reales para quitarles dinero. "Fue una estafa, en el momento no nos dimos cuenta porque todo cerraba con todos los beneficios que yo no había cobrado", señala la joven. 

Fuente Infoeme 

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo