7 de abril de 2020

Editorial 22/03/2020

"¿Y qué querés? Somos argentinos y pelotudos"

Opinión

Circulan videos denostando a los argentinos, donde sea, acompañados por esa composición gramatical: "Típico de argentinos" o "¿que querés si somos argentinos?; "Somos todos una manga de vagos y pelotudos".

Cualquiera puede agregar cien frases más que se escuchaban en conversaciones grupales y desde siempre y ahora más, en las redes. Hay quienes pierden su tiempo editando audios y videos para remarcar la "imbecilidad" y la "pelotudez" de los argentinos.

En las últimas horas se agregaron hasta profesionales de la salud recorriendo la avenida Panamericana, a la altura de Pilar. Uno de ellos, con audio y video, le reclama al presidente Alberto Fernández y al ministro de Salud Ginés González por qué no controlan, entre otras afirmaciones temerarias, propias de un infradotado.

¿Y qué reclama el desaforado profesional de la medicina?

Reclama ante una hilera de automóviles larguísima que van en dirección, en este caso, a Pilar.

Entonces, pregunta:

¿Es que no hay 15 o 20 mil argentinos capaces de no cumplir con la cuarentena impuesta hace más de 60 horas por el gobierno y tratar de salir de sus casas?

Respuesta: claro que sí, hay muchos más. Pasean el perrito o la perrita; miran vidrieras; se sientan en cualquier lugar a tomarse una birra. Sí, hay.

Y hay profesionales de la medicina que ofrecen mediante las redes remedios para el coronavirus.

Una minoría como tantas minorías.

La mayoría de los argentinos y argentinas, cumplen hoy con las disposiciones. Una abrumadora mayoría de los argentinos, mucho más del 95 por ciento de los argentinos cumplen hoy con la cuarentena obligatoria.

Claro, un 5 por ciento puede provocar el desastre sanitario más grande del que se tenga memoria en nuestro país. Son más de dos millones de personas de cualquier clase social que pueden armar grupos para saquear supermercados, tratar de ir a la costa o a Bariloche o lo que a usted se le ocurra. Son argentinos, claro. No somos "los argentinos". Son ellos. ¿Queda claro?

A ellos la solidaridad no les interesa. No es de ahora. No es por la pandemia. Nunca les interesó el semejante. Y le cabe a todas las clases sociales. Unos por ideología y otros u otras, por "cerebros colonizados". Ellos, algunos, se dieron cuenta hace un rato de lo que significan el rol del estado y la salud pública.

Porque los argentinos son los pilotos de líneas aéreas y las enfermeras. Son las maquinistas de la fuerzas armadas que hoy fabrican barbijos y camisolines. Son los médicos, médicas, enfermeros y enfermeras. Los porteros de edificios y los miembros de las fuerzas de seguridad. Los pilotos de un Hércules C 130 de la Fuerza Aérea que traslada a peruanos a Perú y trae a argentinos a "su casa".

Son la mayoría de los miembros de la clase política de nuestro país que ha dado una muestra de adultez.

Los argentinos son los millones que miran por TV, azorados, lo que sucede en otros países. Y allí ven a los brasileños, a los italianos, a los franceses y españoles y a los norteamericanos. Vemos al "primer mundo" y ¿qué piensan de ellos?

Los argentinos son los que están en los hospitales o en un operativo de control. Son los funcionarios que siguen trabajando. O están en los clubes deportivos que ceden sus instalaciones o los hoteles que brindan sus habitaciones.

Los argentinos son los que arriesgan sus vidas por los otros argentinos. 

Por ejemplo, se brindan por muchos de los argentinos que denostaron a Aerolíneas Argentinas y hoy ruegan que un avión de la aerolínea de bandera los traiga nuevamente a su país. Esos son los argentinos. Los que aplauden en los balcones. Los que le piden a otros argentinos que se queden en sus casas.

Los argentinos son los que le están tomando la temperatura corporal a otros argentinos en rutas y accesos. 

Los argentinos son los que desde un estudio de TV, de radio o desde sus casas informan con veracidad y claridad. Pero están también los otros argentinos que quieren, con un micrófono y una cámara, meterse en los autos o en los comercios para interpelar, grosera y arteramente, a otros argentinos.

Los argentinos están en las estaciones de servicio y en los supermercados y despensas.

Son el personal de limpieza de nuestro Hospital; son policías y bomberos. Son los que cuidan a nuestros ancianos. Son remiseros y trabajadores municipales. Son los trabajadores informales sin trabajo y sin dinero. Los que están de guardia de emergencia de los servicios electricidad o gas.

Sería imposible elaborar el listado completo de los que "somos argentinos". Es más sencillo descubrir a los que viralizan videos agraviantes hacia todos nosotros. Esos pelotudos incansables que no pueden fundamentar motivo alguno de lo que están haciendo por estas horas. Como si hubieran descubierto hoy la insolidaridad, la desidia, la falta de empatía con el otro. Y a todos estos elementos los traducen como una generalidad. Quédense ellos, entonces en ese grupo de argentinos y circunscriban los detalles e informes, los videos y audios, a su grupo. No generalicen más. 

Armen, entonces, valga lo redundante, un grupo de whatsapp e inviten a los miserables, profesionales del odio y a todas las especies descriptas, para compartir sus dichos. Háganlo para confirmar entre ustedes, lo que parecen: verdaderos imbéciles. Aunque todavía están a tiempo de "volver a casa"

A todos los demás, a los millones de argentinos que se sienten muy orgullosos de serlo, de una vez por todas y por ahora, déjenlos tranquilos. Ellos "ya están en su casa".

AVG


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo