12 de junio de 2024

Editorial 13/05/2023

¿Hasta cuándo el cobro indebido de profesionales y las maniobras de comerciantes sin escrúpulos?

Siempre las mismas víctimas

Parece ser que la consigna de hoy es el absoluto aprovechamiento del "río revuelto". Entonces, por ejemplo, profesionales de la medicina en centros médicos o consultorios siguen cobrando, en nuestra ciudad, por encima del bono de una Obra Social (en su mayoría PAMI o IOMA), lo que se les ocurre. Pueden ser 2.000 o 3.000 pesos, eso sí, sin entregar a cambio del pago realizado factura o ticket alguno. ¿Quién controla esta situación?

¿Las Obras Sociales?

Habrá que hacer la consulta en el Círculo Médico de nuestra ciudad para conocer ¿la respuesta?

La otra situación grave se produce en muchos comercios. Se puede analizar el rubro supermercados, por ejemplo (Ni hablar de las verduras). Mucho más allá de la disparidad de preciós que hace que en un lugar un producto se pague 200 o 300 pesos más caro que en otro lugar cercano, el otro tema es la sobre abundancia de "cartelitos" con consignas que son ilegales. Se puede citar ese que dice que "las bebidas alcohólicas o gaseosas se deben abonar solamente en efectivo". Eso no es así. Hay que exigir el cobro de las bebidas con tarjeta de débito o crédito sin recargo alguno como marca la reglamentación vigente.

Tampoco puede existir un cartel que diga que "la compra mínima con Tarjeta DNI es de 1.000 pesos". No hay un monto mínimo estipulado por alguna Ley.

Los dueños de esos lugares deben retirar esa cartelería.

Los supermercadistas, sean sus propietarios de nacionalidad oriental o argentina, deben cumplir con las leyes vigentes o deben ser denunciados, por ejemplo, en la OMIC (Oficina Municipal de Información al Consumidor).

Allí hay que hacer varias consultas para saber, por caso, si es que existen inspectores de calle para controlar a estos comerciantes que hacen lo que quieren con los precios y con sus cobros (Alguien debería controlarlos).

Porque no se trata de informar al consumidor sobre un tema que el "consumidor" ya sabe que es algo no permitido. Hay que informar (porque no es cuestión en muchos casos de decir "no entiendo") y sancionar a los comerciantes que incumplen las normas vigentes.

Todo para defender al paciente hoy transformado en cliente y al cliente transformado en víctima de tantos abusos.

Alberto Víctor García 


Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo