24 de mayo de 2024

Editorial 18/10/2012

La presentación del Fogaba y sus alrededores

Los analistas y observadores van calibrando los movimientos políticos de cualquier índole. Donde haya dirigentes, legisladores o funcionarios, algo habrá de suceder. Los partícipes del encuentro en el que gerentes del Fondo de Garantías Buenos Aires (Fogaba) presentaron sus herramientas para las PyMes y brindaron un informe sobre la situación regional con importantes cifras otorgadas a comerciantes, productores y empresarios, con financiamiento de diversas entidades financieras, pudieron conocer de primera mano las posibilidades presentes y futuras de acceder a algún tipo de crédito con las distintas líneas de garantías que habilita el Fogaba.

La diversidad de actores fue la matriz de esta presentación. Así, empresarios y productores, gerentes bancarios y profesionales, funcionarios de estamentos provinciales o nacionales, asistieron a la convocatoria de Patricio López Mancinelli. Su nombramiento, posicionamiento y este “estreno” local marcan uno de los acontecimientos políticos de 2012, un año que encuentra a saladillenses como nunca antes en lo que tiene que ver con la ocupación de lugares de jerarquía en estamentos provinciales y nacionales. Hace ya casi 30 años que Saladillo no sumaba “nombres” en lugares expectantes.
A lo sucedido a fines de 2011, con la asunción de los tres legisladores provinciales y a lo ya referido, se sumó la presidencia del Comité provincial de la UCR para Alejandro Armendáriz y el nombramiento como delegado regional de la AFSCA para Daniel Salomón. Son, absolutamente todos, hechos que influirán decisivamente en el devenir y el acontecer político de los próximos meses. Claramente, se vislumbran, a partir de estos referentes a los que se hizo mención, distintos posicionamientos. Por un lado y más allá del visible acercamiento institucional de Carlos Gorosito y Patricio López Mancinelli, el Intendente juega sus “fichas”, en principio, y como todos los demás, hacia una batalla crucial que se dirimirá en 2013. Sus laderos, de manera evidente, son Alejandra Lordén y Alejandro Armendáriz.
Luego, en tándem, Walter Abarca y Daniel Salomón en el espacio Unidos y Organizados y un sector del peronismo. Ricardo Lissalde con otra porción y la “chapa” del justicialismo local. Y Patricio López Mancinelli que aparece como referente de otro sector, hoy dentro del Frente para la Victoria, acompañado también por sectores del justicialismo y el grupo de trabajo que lo acompaña desde hace años. Los nombramientos en el Hospital Posadas y la próxima apertura de una oficina del Instituto de Previsión Social (IPS) son otros dos hechos que lo tuvieron como gestor. Su acercamiento con el intendente de Tigre, Sergio Massa, también lo hace partícipe de cualquier movida futura, hoy aún incierta, del ex Jefe de Gabinete nacional. En el orden seccional, ayer y hoy, cuenta con el apoyo del intendente de Olavarría, José Eseverri.
Desde la presidencia del Fogaba y con la presentación realizada ayer, se conocieron, de primera mano, algunos datos que aportó el Gerente comercial del organismo provincial. Los que deben ser valorados a partir de la importante suma de dinero que representan los créditos otorgados en la sección electoral con ese Fondo de Garantías. Son 133 millones de pesos en 2.100 créditos otorgados. De esa cantidad, históricamente, Saladillo se vio favorecido con 20 millones de pesos y 217 créditos, con un 85 por ciento de ese monto desde el año 2007 a la fecha. En los últimos meses fueron beneficiarios de garantías Fogaba, totalizando una suma cercana a los 2 millones de pesos, Jorge Lilli, comerciante; Juan Carlos Bruno, empresario dedicado a la elaboración de hormigón; Matías Ferrecio, productor agropecuario y empresario del sector y Christian Lencina, transportista.
Aparece con fuerza, entonces, un elemento dinamizador que debe ser aprovechado plenamente. Algo que permita avanzar en la cristalización de proyectos que hoy pueden estar archivados pero que se podrán impulsar.
Ese es el resumen bien acotado de un hecho. Con matices y colores. Con argumentos económico-financieros. Y con su “colectora” política. Todo es futuro.
Y en ese plano, de aquí a fin de año, difícilmente se pudieran producir novedades de importancia. Las enumeradas tienen que ver, vale aclarar, con no todos los que al despuntar el mes de febrero de 2013 (y un poco antes), en medio del verano, se apresten para las campañas electorales por venir. Faltan actores. Hay más, sí.
Todos comienzan a moverse con más velocidad. Siguen trabajando y armando. El año próximo, casi con seguridad, definirá los caminos hacia el 2015. Se habla de grandes batallas y días decisivos.
Ojalá todos sean capaces de medir con justeza los tiempos políticos que corren y los que se avecinan.
Sólo para no retroceder.

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo