19 de junio de 2024

Editorial 12/01/2014

PANORAMA | ¡Qué Extraordinarias!

Este período de Sesiones Extraordinarias en el Concejo Deliberante de nuestra ciudad pareciera ser el más extraordinario de todos. Se ha dicho tanto, se ha hablado tanto y se ha comentado tanto que cualquier intento de profundizar un poco más, rápidamente se transforma en “toma de posición” a favor de alguien y, por ende, en contra de otro alguien o algunos y algunas.

Y abundó y abunda la confusión cuando, en principio y técnicamente, no debieran existir dudas al respecto del párrafo y articulado de la Ley Orgánica de las Municipalidades que, pese a que algunos expresan que es algo “ambiguo”, al análisis de quien escribe, es muy claro y concreto. No hace falta transcribir porque ya lo ha sido varias veces. Las sesiones extraordinarias pueden ser convocadas por el Intendente o por el propio Concejo Deliberante. De allí se desprende que este tipo de sesiones no pueden ser convocadas por concejales que cubran el requisito de conformar un tercio del Cuerpo. Un tercio del Cuerpo puede “solicitar” una convocatoria a Sesión Extraordinaria pero no puede “convocar” por lo que no puede más que pedir su realización en un determinado o tentativo plazo. Así, entonces la discusión se debió terminar rápidamente, para dejar paso, a lo sustancial, a la real valía o urgencia de un tema para que proceda su tratamiento extraordinario.
Así lo manifestaron los 6 concejales de los bloques del Frente Renovador y el Frente para la Victoria, en el caso planteado por muchos de quienes son potenciales beneficiarios del Plan PRO.CRE.AR. (Programa Crédito Argentino), que elaboraron dos proyectos y solicitaron, a su vez que pudieran ser tratados en el seno del Concejo Deliberante.
De manera indudable el tema es importante y urgente y aparecen como atendibles conceptos esgrimidos por concejales de las bancadas del FR y el FpV, abordando el tema en profundidad. Antes y después, innecesarias las chicanas, los olvidos, que te dije lo que no te dije, que la reunión que la no reunión.
Es imposible resolver una problemática profunda y compleja, bastante más allá de la adhesión al PRO.CRE.AR., en 10 o 15 días o en una o dos sesiones extraordinarias y debiendo poseer atribuciones que el Concejo no tiene. Este tema que parece sorprender ahora, desnuda de manera palmaria la falta absoluta de planificación del Gobierno municipal, la cantidad de lotes ociosos esperando vaya a saber uno qué bendición del cielo que permita la construcción de obras, hoy faraónicas y reaparecidas mágicamente (como la construcción del CEF o Polideportivo). Y hay antecedentes de muchos años perdidos por no atender urgencias concretas. Una planta urbana de la ciudad, sin novedades, y que estalla a cada paso, en instalaciones aéreas o subterráneas, en automóviles sin espacio, en cartelería confusa, en construcciones anárquicas y en ocupación de espacios indebidos, por citar algunas cuestiones.
Alguien dijo que “esto del PRO.CRE.AR., está politizado”. Vaya novedad podría responderse. En buena hora esté politizado. Claro, de la manera más inteligente y no con politiquería de cuarta que, vale decir, no es política.
Desde la teoría es más simple desarrollar conceptos que hagan de fácil resolución temas complejos. Claro que no es sencillo, pero cuando se dilapidan no ya horas, ni dos semanas, sino meses y años, es todo más complicado aún. Y allí, por estos días entonces (ante cualquier tema), chocan la complejidad, la urgencia y la confusión, más decenas de imbéciles que aportan comentarios anónimos influidos por vaya a saber quiénes. Cobardes de toda laya e incapaces de realizar un abordaje frontal cualquiera sea el tema. Agazapados, viven para inundar redes sociales con nombres falsos, utilizar medios de comunicación y cuanto circule en la web, con histeria y una elevada dosis de idiotez concentrada en sus dedos. Alimentados por algunos engreídos que pretenden filtrar la realidad sólo a través del ojo de su cerradura.
Para el jueves pasado por la noche se organizó un encuentro de concejales con los potenciales beneficiarios del Plan PRO.CRE.AR. En lugar de sumar palabras como las que se vienen escuchando en los últimos días y horas, se deberían abordar acciones concretas para legislar en consonancia, con lo posible, en medio de la urgencia. Hay ejemplos en otras ciudades con problemáticas similares en las que se van encontrando soluciones o se obró de manera más expeditiva, antes y ahora. Rápidamente, tras el encuentro, calificado como positivo, se agilizó la realización de la sesión extraordinaria convocada para el próximo martes 14, a las 20:30.
En buena hora haya primado la madurez por sobre la chicana barata y hasta se pueda dar el festejo por la posible aparición de aquella decimoquinta banca que hoy es decimosexta y que se discutirá en labor parlamentaria. Algo que agregaría una voz a las que pudieran escucharse. Y no está mal.
De la constante disputa, de los pases de facturas, de las afirmaciones grandilocuentes sin fundamentos, de la aplicación de reglamentos a ultranza a la informalidad absoluta, ya está bien. Es cuestión de trabajar en serio ante la concreta posibilidad de, cuanto menos, intentar brindar soluciones a la gente que no reclama, parece que hay que repetirlo, regalos, sino la concreta posibilidad de adquirir un pedazo de tierra pagando por él lo que corresponda sin que el ‘desbordado’ y, en tantos casos, ‘aprovechador’ mercado inmobiliario de Saladillo destruya absolutamente todas las ilusiones. Y allí debe estar el Estado, agotando instancias y resolviendo lo necesario, lo que haga posible concretar sueños tantas veces postergados.
No cambiará esta historia el martes por la noche. Nada se modificará rápidamente. Como en tantas otras cuestiones, mucho, demasiado, depende de la voluntad política de un solo hombre, el mismo que en 2015 irá por su séptimo mandato consecutivo como Intendente.
Alberto Víctor García

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo