26 de febrero de 2024

Editorial 31/01/2013

PANORAMA | Un proyecto de escaso vuelo | Por Alberto Víctor García

Mucho más allá de las profundas consideraciones que pudiera merecer la idea de “estatizar” una muestra viveril en Cazón y la importancia que pudiera tener en el futuro desarrollo de la localidad una importante capacitación, nunca deben desatenderse y muchas veces importan, las formas.

El concejal Hernán Troppiano y la concejal Alejandra Lordén presentaron varios proyectos en las últimas semanas, algunos de ellos vinculados a la situación de inseguridad en el Hospital, a la permanente preocupación que supone la atención bancaria, a la seguridad de los ciclistas y a la solicitud realizada a Vialidad provincial sobre la construcción de una bicisenda en el denominado acceso desde el Cristo. El último que ingresó tiene que ver con la solicitud al Ejecutivo, mediante un proyecto de Comunicación, sobre exposición y capacitación viveril teniendo en cuenta al Vivero Municipal de Cazón.
Es muy importante la preocupación de los ediles en un tema al que la administración municipal no le ha dado, a lo largo de los últimos 25 años, mucha trascendencia. Una empresa de magnitud como el Vivero Municipal de Cazón, sometida a distintos vaivenes y que hasta un importante siniestro soportara en su Administración, sin que se conocieran jamás los resultados de la investigación, si es que la hubo.
Una empresa de magnitud que ha permitido que a su “sombra” proliferaran una gran cantidad de emprendimientos viveriles en la localidad.
Una empresa de magnitud que no ha publicitado sus productos a punto tal que quienes ingresan desde la ruta nacional 205 no saben muy bien cuál es y dónde está el “Vivero de Cazón”
Tan importante iniciativa amerita también un análisis de las formas que tiene esta propuesta legislativa, sobre todo en uno de sus “considerandos” que expresa textualmente:
“QUE, en el año 2012 un grupo de vecinos en conjunto con una fundación con domicilio en Capital Federal realizó en la Localidad de Cazón una exposición donde concurrieron Viveristas de otros lugares pero con poca participación de los viveros de nuestra ciudad, es de considerar la buena voluntad de este grupo filantrópico para promover la actividad Viveril pero dada la Historia de nuestro Vivero Municipal y los objetivos que percibe sería imperioso solicitar que sea el sector Público quien organice todos los años exposiciones de estas características y que tenga como objeto principal promover la capacitación en cuanto a la producción de distintas especies vegetales, a viveristas locales que desarrollan la actividad en nuestro medio”
A través de la red social facebook, la doctora Alejandra Lordén expresó que “estoy anonadada de cómo medios y personas, hacen semejante escándalo por un proyecto compartido con Troppiano que le pide al Ejecutivo (es sólo una Comunicación) que aproveche uno de los poquísimos viveros municipales de la provincia de Buenos Aires y el más lindo, para hacer una jornada de exposición y capacitación.”
Esto reafirma que se valora al Vivero. Y no es la intención escandalizar a nadie. Pero a la hora de expresarse, hay que ser también, certeros. El párrafo del proyecto legislativo transcripto más arriba es muy poco serio. Por ejemplo habla de viveros locales y de la ciudad, sin enumerarlos. Además, es una “chicana” que contiene frases irónicas y mentiras. Entonces se hace difícilmente creíble.
Dice textualmente “en conjunto con una Fundación con domicilio en Capital Federal”, algo absolutamente innecesario cuando debió haber expresado: “en conjunto con la Fundación Soñar Argentina” para agregar que “es de considerar la buena voluntad de este grupo filantrópico para promover la actividad…”, un párrafo irónico, mentiroso y “sobrador” ya que quienes firman este Proyecto saben que no hay ni hubo grupo filantrópico alguno detrás de esa muestra. Saben perfectamente que quienes estuvieron detrás de la organización de la “Expo-Vivero 2012” hacen y militan en política y, por lo tanto, tienen intereses políticos. Nada de filantropía. Por último también dice textualmente que “dada la Historia de nuestro Vivero Municipal y los objetivos que percibe” cuando debe decir “dada la Historia de nuestro Vivero Municipal y los objetivos que persigue”.
Después, claro, se puede profundizar en muchos aspectos y cuestiones.
Lo que no debe primar es el chiquitaje, la chicana o la ironía cuando se plantean temas que se dicen importantes y, menos, en un proyecto legislativo.
Sabrán los concejales “arreglar” este proyecto y convertirlo en algo que pudiera tener resistencia u oposición, válidas, pero nunca una fundamentación de escaso vuelo.

Copyright © 2015 | La Síntesis - El primer diario digital de Saladillo